Mes: agosto 2013

HOMILIA DOMINGO XXII T.ORDINARIO C

Sirácide 3,19-21.29-31; Sal. 67; Heb. 12, 18-19;22-24; Lc.14,1.7.14. El tema de este domingo es la humildad.  Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que la virtud fundamental que aparece en toda la Sagrada Escritura y que define al fiel, al justo, es la humildad. En ese pongo mis ojos: en el pobre, en el abatido, en el que se estremece en mi palabra, dice Isaías. (66,2). Pobre, abatido, no son conceptos sociológicos o psicológicos, al menos no primariamente; definen, más bien,   la actitud del justo que sabe que Dios es todo y él es nada. De aquí brota la única posibilidad que tenemos frente a Dios. San Pedro la resume de la siguiente manera: Dios resiste al soberbio y da su gracia al humilde.   Una de las descripciones más hermosas sobre la humildad pertenece a Santa Teresa de Ávila: La humildad es la verdad. En efecto, la verdad es la convicción que brota de saber quién eres tú y quién soy yo. Dios es todo, es el absoluto, la realidad total, inabarcable, ante quien no tenemos iniciativa, que nos trasciende absolutamente y nosotros somos la contingencia pura, seres marcados por la miseria existencial y moral. Frente a Dios no somos nada, somos polvo, según decía el poeta español Quevedo, si bien, añadía, polvo enamorado. Todo lo que podemos ser o tener procede de él. De aquí brota esa suprema intuición...

Read More

SERVIR A CRISTO, SERVIDOR EN EL ULTIMO LUGAR

Cristo dice: Ved mi servicio y entrega a los hombres, y examined cómo  deben ser los vuestros. Fijaos en esta humildad para el bien del hombre, y aprended a abajaros para hacerle el bien, a haceros pequeños para ganar a los hermanos, a no temer descender, a perder vuestro derechos cuando se trata de hacer el bien, a no creer que, por el hecho de abajaros, os es imposible hacer el bien. Al contrario, abajándoos, me imitáis; abajándoos, empleáis, por amor a los hombres, el medio que he usado yo mismo; abajándoos, camináis por mi camino y, por consiguiente, en la verdad. Entonces se está en el major lugar para obtner la vida, y para darla a los demás. Por mi encarnación me pongo en la misma hilera de las criaturas, por el bautismo en el rango de los pecadores; anonadamiento, humildad. Abajaos siempre, humillaos siempre. Que los que son primeros se consideren siempre, por humildad y disposición de espíritu, en el último lugar con sentimiento de abajamiento y de servicio. Amor a los hombres, humildad y último lugar mientras que la voluntad divina no os llame a ocupar otro, porque entonces es preciso obedecer.   Beato Carlos de Foucald....

Read More

ARENDT, LA VERDAD Y LA POLITICA

No es halagüeño el panorama nacional. El coctel que se dispensa en los estados de Oaxaca, Guerrero y Michoacán, es veneno puro.  Amén del narcotráfico y su concomitante inseparable, la violencia en todas y sus peores formas, está el secuestro educativo. Algo sencillo y muy preocupante: millones de niños sin clases, unos, sencillamente porque los profesores agremiados se declaran en paro a discreción, otros, porque no tienen modo de acceder a la educación por muy gratuita y laica que sea. Eso es secuestrar el País. Un país así no puede aspirar a un futuro. Con razón destaca Sarmiento este jueves cómo en España, mientras las Cámaras están en sesión, nadie se puede acercar para ejercer presión alguna; es un flagrante atentado contra la democracia, contras uno de los  poderes de la Unión. Pero alguien ha llamado a éste, el sexenio del perdón. Secuestrar al congreso, por muy desdibujado que esté, es secuestrar uno de los poderes de la Unión. Los  extraños grupos que extrañamente se mueven extrañamente coordinados contra las reformas, sobre todo las que miran a disolver feudos, a terminar con los paraísos de la corrupción, llaman poderosamente la atención. Surgen, entonces, banderías y reviven muertos, a la manera de esos filmes de moda donde los muertos se mueven en las ciudades. Una gran mentira está a la base de todo ese malestar interesado que arriesga la Patria...

Read More

HOMILIA DOMINGO XXI T. ORDINARIO C.

Is.66,18-21; Sal.116; Heb. 12,5-7.11-13; Lc.13,22-30  Yo, ¿para qué nací? Yo, ¿para qué nací? Para salvarme. Que tengo que morir es infalible. Dejar de ver a Dios y condenarme, triste cosa será, pero posible. ¿Posible? ¿Y río, y duermo, y quiero holgarme? ¿Posible? ¿Y tengo amor a lo visible? ¿Qué hago?, ¿en qué me ocupo?, ¿en qué me encanto? Loco debo de ser, pues no soy santo. (Fray Pedro de los Reyes. S.XVI). El tema de este domingo, no obstante la severa advertencia de Jesús sobre la gravedad del momento y la responsabilidad ante el llamado, o precisamente por ello, el tema parece ser la voluntad salvífico-universal de Dios que se realiza, no obstante todos los obstáculos que se presentan en el camino. Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, y él mismo lo realizará. Esa es la voluntad de Dios; y queda clara en la primera lectura y en el salmo responsorial. Primera lectura. Es el final del III Isaías. Escena de final que representa el triunfo del plan salvífico de Dios en una visión esplendorosa.  Dios reunirá a todos los pueblos de la tierra; simbólicamente en Jerusalén, o  Monte Sión, será el centro de reunión de todos los pueblos. Cuando se dice Monte Sión ha de entenderse el Reino de Dios, decía Orígenes. Todas las naciones serán como una ofrenda...

Read More

ASUNCION, MISTERIO Y PROFECIA

  Hay una anécdota en la vida de Dostoievski según la cual, durante sus largas estadías en Alemania, en un famoso balneario, una vez al año  pedía a su esposa que lo acompañara a Dresde; una vez ahí se trasladaba al Museo de la ciudad donde se encuentra, hasta la fecha, una pintura de Rafael en la que aparece la Virgen sentada con el Niño en los brazos. Por cierto, Rafael pintó dos veces la misma imagen con mínimas diferencias de detalle y con muy poca diferencia de tiempo, y hace cosa de un par de años, por primera vez se juntaron en Dresde las dos obras. Obviamente se trata de una obra genial en la que el artista plasma la plena humanidad de la Virgen y del Niño envueltos en la tierna intimidad de una madre de verdad y un hijo de verdad envueltos en halo de la divinidad.  Pues bien, Dostoievski pasaba todo un día sentado frente a la imagen contemplando a la Virgen y al Niño, un día de silencio y de soledad interior, un día contemplación. En cierta ocasión su esposa le preguntó el por qué de ese gesto anual, y el atormentado autor ruso le contestó: «Porque quiero reconciliarme con la humanidad». María, en efecto, es descendiente de Adán, es creatura; no es diosa ni figura mítica. Y este 15 de agosto  celebramos una...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 117 suscriptores

Santoral

El Santo de hoy es
San Lucas