Mes: Abril 2014

Esos griegos eran sabios

Los griegos se esforzaron en comprender el mundo, y nos heredaron algunas ideas fundamentales que construyeron nuestra civilización: la idea de que el mundo es un ‘cosmos’ ordenado (no un caos) en el cual el hombre ocupa un lugar interesantísimo. La idea de que la belleza no es cuestión de opinión. La idea de que el amor, inspirado por la belleza, tiene una chispa de lo divino. De los griegos heredamos los principios de que el bien y el mal existen; de que  la verdad existe y se puede conocer; el principio de que lo hermoso existe y podemos amarlo; y la noción de que el mundo no puede ser reducido a simple materia. Una de las causas de la decadencia de nuestra civilización occidental es la negación de todos estos principios que la antigua Grecia nos legó.

Read More

Atenas y la democracia

Cuando pensamos en el origen de la democracia, nuestra mirada se dirige a la antigua Grecia. Sin embargo hoy los sistemas democráticos cometen dos errores que los griegos evitaron por mucho tiempo. El primer error es creer que el voto lo es todo, sin importar qué se elija. Por eso decía Platón que la democracia era la forma de gobierno más adulterada. Fue la democracia la que llevó a Atenas a ser derrotada por Esparta. Por la democracia se dio muerte a Sócrates. Fue la democracia la que le dio el poder a una agitada muchedumbre. ¡Qué diría Platón de nuestros partidos, nuestras estrategias de comunicación y de nuestros sondeos de opinión! Sin el amor a la Sabiduría, la democracia pierde la brújula… El segundo error es creer que todas las culturas son iguales. De este error nos damos cuenta cuando miramos el legado que Atenas nos dejó en cuestiones de gobierno, ciencia, arte y filosofía. ¿Dónde prospera la gente, dónde disfruta del ocio, dónde cosechan los beneficios de los grandes inventos y descubrimientos? En aquellas tierras habitadas por los herederos de la Grecia antigua.

Read More

Seminarista asesinado

En cada diócesis Dios tiene un jardín muy querido, un invernadero donde cultiva las vocaciones sacerdotales. Ahí el Dueño de la mies ve crecer con complacencia a quienes serán sus sacerdotes, a sus otros cristos que prepara como el regalo más grande para su pueblo. El asesinato del seminarista de Chihuahua durante la Semana Santa fue una profanación al vivero divino, como si los puercos hubieran entrado a destrozar una exquisito lirio en el que Dios se alegraba. A los seminaristas Dios los prepara para recibir gracias especiales que ni a los ángeles Dios concede. El Señor quiere confiarles, como futuros sacerdotes, poderes sobre la misma persona de su Hijo divino. Por eso el homicidio de Samuel Gustavo es un grito desgarrador que ha llegado hasta el cielo y que confirma que Chihuahua todavía vive en la tarde del Viernes Santo.

Read More

De viaje con amigos (artículo)

Como todos los años las fiestas de Pascua me dejaron una gran alegría espiritual en el corazón. Pero este año me sentí un poco más cansado que en años anteriores y por eso tomé unos días de descanso con un par de amigos en la montaña. Me siento relajado sólo con contemplar un escenario diverso al asfalto y cemento que tenemos en la ciudad; el verde del bosque y respirar el aire fresco me sientan muy bien, pero sobre todo me gusta descansar en compañía de buenos amigos.
En estos días pascuales algunos amigos sacerdotes hemos caminado y conversado mucho, hemos compartido el juego y la mesa, pero los momentos más íntimos y bellos nos los ha dado Jesús en la Eucaristía. Es una necesidad encontrarnos diariamente con el Amigo que resucitó de entre los muertos y que sigue saliendo a nuestro encuentro para explicarnos las Escrituras y partir para nosotros el pan. Me siento bendecido al tener amigos sacerdotes entregados en cuerpo y alma a Jesucristo. Su palabra y testimonio me empujan a caminar hacia arriba.

Leyendo los apuntes teológicos sobre la amistad que escribe José Tolentino Mendonca en su libro ‘Ningún camino será largo’, descubro la libertad que encontramos en los verdaderos amigos. Con ellos estamos libres de la presión que tienen los esposos. En el amor conyugal se exige que la apertura del uno al otro sea total, un conocimiento del otro sin secretos ni reservas. En la amistad, en cambio, lo que no podemos conocer del amigo dejamos que sea incognoscible. Hay cosas de mis amigos que no conozco, ni tengo por qué conocerlas. Y sé que puedo ganar más fácilmente a mi amigo cuando respeto su silencio y cuando dejo que abra su alma hasta donde quiera hacerlo. Al mismo tiempo me siento feliz al aceptar con alegría lo que él me quiera compartir.

A veces las relaciones que pudieron progresar hacia una verdadera amistad se arruinan, justamente por la invasión de uno a la intimidad del otro. El abolir la distancia queriendo saber todo del amigo es indicador de torpeza, señal de voluntad de dominio y de poder sobre la otra persona. Cuando las relaciones interpersonales se vuelven absorbentes o manipuladoras, cuando no se respeta la intimidad y libertad del otro, la relación se enferma y se muere. Por eso pienso que una buena amistad es, al principio, delicada como un lirio y sólo a través del tiempo de va haciendo fuerte como el roble.

En su libro, Mendonca cuenta un relato oriental la historia de un árbol solitario sobre la cima de una montaña. En el pasado la montaña estaba cubierta por árboles maravillosos, altos y semejantes, que los leñadores habían cortado y vendido. Pero aquel árbol había crecido torcido y no podía ser transformado en sillas o en mesas. Era inútil para el propósito de los leñadores y éstos lo habían dejado allí. Luego vinieron los buscadores de esencias aromáticas, pero aquel árbol torcido, porque no tenía ningún perfume, no fue derribado. Gracias a que era inútil, el árbol sobrevivió. Hoy se encuentra solo en la montaña, se puede divisar desde lejos sobre la cima, y los caminantes suspiran para poder resguardarse bajo su sombra.

Me alegra saber que mis amigos me son inútiles como ese árbol. Por supuesto que sus experiencias de vida me enriquecen, pero no busco utilidad alguna en ellos. Yo los he elegido como amigos así como ellos me eligieron a mí.  Sería doloroso saber que alguien nos quiere porque saca utilidad o provecho de nuestra amistad. Los amigos se escogen no para sacar ventajas personales sino simplemente para vivir con ellos en comunión. Por eso la verdadera amistad es una experiencia gratuita y contemplativa. Los queremos para estar juntos y compartir experiencias concretas y simples, para ‘perder el tiempo’ charlando o viendo una película.

Después de este pequeño descanso campestre regresamos mis amigos y yo a la ciudad, y cada uno ha vuelto a sus habituales ocupaciones. Quizá pasarán semanas o meses sin que nos veamos porque la vida sacerdotal es absorbente. Pero no importa. Sabemos que ellos siempre estarán allí, a la espera de un nuevo encuentro. Cuando llegue la oportunidad de reunirnos otra vez, estar juntos será como volver a escuchar una de esas melodías favoritas que suena bellamente a los oídos y alegran el espíritu. No la escuchamos continuamente pero cuando suena, qué bien nos deleita. De seguro el cielo será, eternamente, la mejor tertulia entre amigos.

Read More

La Oraciòn en el Huerto II

La Oración de Huerto. II Por la cruz, a la luz.   El tormento de un amor no correspondido. La segunda fuente del sufrimiento de Cristo en el Huerto, fue su viva y delicada conciencia. Juan destaca, al inicio del relato de la Última Cena,  que Jesús era plenamente conciente de lo que iba a suceder, (Jn. 13). Jesús sabía que su sacrificio sería  inútil para muchos que, concientemente, rechazarían su oferta  de salvación. Pero él lo hizo sólo por amor; amor a su Padre que veía,  igual, con inmenso amor al hombre caído. Amor por cada persona atrapada en el círculo vicioso del egoísmo. Jesús sabía que el pecado encierra al hombre en una profunda frustración existencial. Así, lo que cada corazón humano necesita, por sobre todas las cosas, – una íntima relación con Dios – resultaba imposible.   El ser humano fue creado para encontrar sentido y plenitud en esa relación, pero el pecado original deshizo esta posibilidad. Si Dios no renovaba su oferta de amistad y extendía la mano para curar los corazones mortalmente heridos por su complacencia en el mal, no habría esperanza. Cristo encarnó esta renovada oferta de amistad divina con la humanidad. Su mano podía curar porque ella no tuvo ningún contacto con el mal. Él hizo esto de forma intensa, conciente y movido por un amor personal a cada uno. Incluso, durante...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 100 suscriptores

Comentarios recientes

Santoral

El Santo de hoy es
San Desiderio