Mes: Octubre 2014

Orar por los Difuntos.

La fecha manda. Día de difuntos. Hoy me ocupo de la oración  por los difuntos que, con matices y diferencias profundas, es común a todas las religiones, aun las más primitivas.  Tal práctica ha dado lugar a excesos tales como el animismo o la reencarnación. Monumentos mortuorios, pirámides egipcias, epitafios, hoy la congelación,  todos rebeldía ante la muerte. Algunos epitafios son celebres; él del tío de F. Cabral, dice: “Aquí sigue descansando el tío Facundo”. “Aquí yaces, y haces bien, descansas tú y yo también”, epitafio en la tumba de una otoñal señora.   Dentro del cristianismo la oración  por los difuntos  es una praxis que se está en sus mismos orígenes.   Oramos por los difuntos siempre; y la iglesia reserva un lugar especial en la estructura de la misa para orar por los difuntos, además, de un rito exequial  rico y amplio. Ninguna otra intención es tan solicitada; en un segundo lugar está la oración por los enfermos   Pero, ¿cómo es posible esto? ¿Qué expresa nuestra oración por los difuntos? En realidad, ¿podemos ayudarlos con nuestras oraciones? Y, ¿ayudarlos a qué?   Triste cuando  el finado queda completamente solo, porque sus deudos no son creyentes. Queda un vago recuerdo y sus cenizas se dispersan  en cualquier parte para decir que después de la muerte, ya no queda nada. No hay un signo, no hay un epitafio, no...

Read More

Fin de Año Litúrgico. 1 y 2 Nov. 2014

    El año litúrgico toma la recta final. Este año las fiestas de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, coinciden con el fin de semana, que correspondería al domingo XXXI del T.O.   Como toda realidad humana, el culto cristiano se despliega en el tiempo según los grandes ritmos del día, de la semana y del año. De esta manera comprendemos que el año litúrgico es, en realidad, el marco de una vida consagrada. Es la organización cristiana del tiempo. Por él, nos situamos religiosamente en el tiempo. De ahí la importancia de que sepamos orientarnos en él.   En la encíclica Mediator Dei, Pío XII definía así el año litúrgico: «El año litúrgico es Cristo mismo que persevera en su iglesia y que prosigue aquel camino de inmensa misericordia que inició en esta vida mortal cuando pasaba haciendo el bien, con el bondadosísimo fin de que las almas de los hombres se pongan en contacto con sus misterios, y por ellos en cierto modo vivan. Estos misterios están presentes y obran constantemente como nos lo enseña la doctrina católica…son fuentes de la divina gracia por los méritos y las  oraciones de Jesucristo, y perduran en nosotros por sus efectos….»   El ciclo de la espera. El ciclo abierto por la efusión del Espíritu santo sobre la comunidad apostólica el día de pascua propiamente hablando no...

Read More

Como me envió mi Padre, así os envío yo

Aquellos bienaventurados discípulos fueron columnas y fundamento de la verdad; de ellos afirma el Señor que los envía como el Padre lo ha enviado a él, con las cuales palabras, al mismo tiempo que muestra la dignidad del apostolado y la gloria incomparable de la potestad que les ha sido conferida, insinúa también, según parece, cuál ha de ser su estilo de obrar.

Read More

Pablo VI. Sinfonía de la alegría.

  Su nombre de pila, un poco largo, Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini, nació en  Brescia, Lombardía; 26 de septiembre de 1897. Nacido en una familia profundamente cristiana, bebió desde su infancia la belleza de la fe concretizada en sus padres. De frágil salud y una inclinación religiosa decidida, fue creciendo en la convicción de su vocación. Fue de esas personas que asumen la vida como totalidad.   1er. mov. Pablo VI se instala en esa lista de grandes hombres que cruzaron el s. XX. No solo como papa, sino como hombre de su tiempo, hombre de estado y que supo leer  a profundidad su momento, como lo han hecho, por lo demás, los santos. Giovanni Battista Re, ha señalado con tino, algunos aspectos de la personalidad de Giambatista Montini, que no son meras anécdotas, sino que reflejan la personalidad. “El gesto de quitarse la tiara,  (mitra de tres coronas, símbolo de la autoridad suprema del papa, ricamente adornada. Su origen es persa), era para mostrar al mundo que la autoridad del Papa no está unida a ningún poder temporal y humano. Pablo VI quería venderla, y que lo recaudado lo dieran a los pobres; la tiara terminó en el museo, mientras lo recaudado fue donado a madre Teresa durante el viaje apostólico a India”.   “El Papa Montini suspendió además la corte pontificia, reformó la Curia y...

Read More

En todo lugar se ofrecerá incienso a mi nombre y una oblación pura. (san Agustin)

Verdadero sacrificio es toda obra que se hace con el fin de unirnos a Dios en santa sociedad, es decir, toda obra relacionada con aquel supremo bien, mediante el cual llegamos a la verdadera felicidad. Por ello, incluso la misma misericordia que nos mueve a socorrer al hermano, si no se hace por Dios, no puede llamarse sacrificio. Porque, aun siendo el hombre quien hace o quien ofrece el sacrificio, éste, sin embargo, es una acción divina, como nos lo indica la misma palabra con la cual llamaban los antiguos latinos a esta acción. Por ello, puede afirmarse que incluso el hombre es verdadero sacrificio cuando está consagrado a Dios por el bautismo y está dedicado al Señor, ya que entonces muere al mundo y vive para Dios. Esto, en efecto, forma parte de aquella misericordia que cada cual debe tener para consigo mismo, según está escrito: Ten compasión de tu alma agradando a Dios.

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 100 suscriptores

Comentarios recientes

Santoral

El Santo de hoy es
San Desiderio