Mes: Enero 2015

San Juan Bosco

San Juan Bosco – 31 de enero «El fundador de los salesianos fue un sembrador de alegría. Derrochó generosidad entre la infancia y juventud abandonada a la que proporcionó toda clase de recursos. Con una pedagogía excepcional condujo a muchos a la conversión» Madrid,  31 de enero de 2015  (Zenit.org)  Isabel Orellana Vilches  | 490 hits Este gran maestro de santos que hoy ofrece ZENIT nació en I Becchi, Castelnuovo d’Asti, Italia, el 16 de agosto de 1815.. Un sentimiento alentó su santa vida: «¡Señor, dame almas!… Almas, almas, sobre todo de niños y de jóvenes, para llevarlas a Ti». Muy pequeño orientó toda su capacidad creativa organizando juegos con otros niños, que interrumpía al repique de campanas para conducirlos a la iglesia; entonces comenzaba a hacerse manifiesto su innegable carisma con este colectivo. A los 9 años vio en sueños los rasgos inequívocos del abandono. Una infancia duramente castigada por la distancia afectiva convertía la pradera en escenario de hiriente conducta: robos, blasfemias y otras fechorías, ante las cuales el santo reaccionaba con violencia, golpeando a los muchachos. En el mismo estado de vigilia se sintió amonestado y exhortado a ponerse en medio de ellos; se le daba a entender que debía mostrarles la fealdad del pecado y la belleza de la virtud: «No con golpes, sino con la mansedumbre y con la caridad deberás ganarte a estos...

Read More

CATEQUESIS DEL PAPA EN LA AUDIENCIA DEL MIÉRCOLES 28/01/2015

Ciudad del Vaticano, 28 de enero de 2015 (Zenit.org) Redacción Queridos hermanos y hermanas, buenos días. Retomamos hoy el camino de catequesis sobre la familia. Hoy nos dejamos guiar por la palabra padre. Una palabra, más que cualquier otra, querida para nosotros cristianos, porque es el nombre con el que Jesús nos ha enseñado a llamar a Dios, Padre. El sentido de este nombre ha recibido una nueva profundidad propia a partir del modo en que Jesús lo usaba para dirigirse a Dios y manifestar su relación especial con Él. El misterio bendecido de la intimidad de Dios, Padre, Hijo y Espíritu, revelado por Jesús, es el corazón de nuestra fe cristiana. “Padre” es una palabra conocida por todos, una palabra universal. Ésta indica una relación fundamental cuya realidad es tan antigua como la historia del hombre. Hoy en día, sin embargo, se ha llegado a afirmar que la nuestra sería una ‘sociedad sin padres’. En otros términos, en particular en la cultura occidental, la figura del padre sería simbólicamente ausente, desaparecida, eliminada. En un primer momento, la cosa se ha percibido como una liberación: liberación del padre-dueño, del padre como representante de la ley que se impone desde fuera, del padre como censura de la felicidad de los hijos y obstáculo de la emancipación y de la autonomía de los jóvenes. De hecho, a veces en nuestras casas...

Read More

Nosotros los jueces

Más difícil que el escribir en sí, es elegir el tema; tiene uno que estar al acecho de acontecimientos que revistan especial importancia y entre ellos seleccionar hasta por razones de empatía. El escollo a evitar es la avalancha de la noticia donde se refleja lo embrollado de la realidad. De entre el caos de mi biblioteca tomé un pequeño librito, olvidado, del extinto cardenal Carlo María Martini, arzobispo de Milán que fue, y que no llegó al papado porque él de JP II se prolongó mucho. Jesuita, el cardenal Martini se hizo célebre por una serie de conferencias amenas, sencillas, accesibles, sobre temas bíblicos, – Martini fue uno de los más célebres biblistas del siglo XX, sobre todo en el trabajo que culminó con la reconstrucción del texto griego del NT. – conferencias, digo, dirigidas especialmente a los jóvenes que acudían en gran cantidad a escucharlo. El llamaba a estas reuniones “Escuela de la Palabra”. Dichos encuentros cuajaron en pequeños folletos de fácil lectura y gran éxito. El librito que encontré en el citado “caos” es un comentario al salmo 51 (numeración hebrea), conocido histórica y universalmente como el «Miserere», salmo penitencial con el que el hombre, todo hombre, reconociendo su culpa, pide perdón y misericordia a Dios. Cuando Dios acusa y nos pone delante los pecados, (salmo anterior, 50), el hombre sólo puede reconocerse culpable; pero puede...

Read More

IV DOMINGO T. ORDINARIO B.

IV DOMINGO T. ORDINARIO   B. (02.01.15) Dt. 18,15-20; Sal. 94; ICor. 7, 32-35; Mc. 1,21-28.   Oración Colecta opcional. Oh Padre, que en tu Hijo nos dado al único maestro de sabiduría y el único liberador de las fuerzas malignas, haz que seamos fuertes en la profesión de nuestra fe para que con palabras y obras demos testimonio de la bienaventuranza de aquellos que confían en ti. Por N. S. J. ….   Síntesis. Dt. 18,15-20. Los profetas. ¿Qué significa hablar «en nombre de Dios»? Con la excusa de los patriarcas y de la ley, Israel rechazaba oficialmente el mensaje de los profetas. Pero, el autor de esta lectura dice: «También Moisés era un profeta, incluso el primero de los profetas». EL pueblo elegido no debe su origen, su historia, y su destino a las instituciones y a los políticos, sino sólo a la Palabra de Dios. El intérprete de esta palabra se llama «profeta», y tiene una legítima autoridad, semejante a la del Hijo: «Escúchenlo» (Mt. 17, 5)   Sal. 94. Este salmo es un acto litúrgico: la primera parte es un himno clásico; la segunda parte es un oráculo, en la boca de Dios, invitando a la observancia de la ley en relación con el don de la tierra. (cf. infra).   Transposición cristiana. La carta a los Hebreos nos ofrece un comentario cristiano a este pasaje:...

Read More

La oblación pura de la Iglesia (san Ireneo)

La oblación pura de la Iglesia   San Ireneo Contra las herejías 4,18,1-2.4.5 El sacrificio puro y acepto a Dios es la oblación de la Iglesia, que el Señor mandó que se ofreciera en todo el mundo, no porque Dios necesite nuestro sacrificio, sino porque el que ofrece es glorificado él mismo en lo que ofrece, con tal de que sea aceptada su ofrenda. La ofren­da que hacemos al rey es una muestra de honor y de afecto; y el Señor nos recordó que debemos ofrecer nues­tras ofrendas con toda sinceridad e inocencia, cuando dijo: Si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas con­tra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a pre­sentar tu ofrenda. Hay que ofrecer a Dios las primicias de su creación, como dice Moisés: No te presentarás al Se­ñor, tu Dios, con las manos vacías; de este modo, el hom­bre, hallado grato en aquellas mismas cosas que a él le son gratas, es honrado por parte de Dios.  Y no hemos de pensar que haya sido abolida toda clase de oblación, pues las oblaciones continúan en vigor ahora como antes: el antiguo pueblo de Dios ofrecía sacrificios, y la Iglesia los ofrece también. Lo que ha cambiado es la forma de...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 103 suscriptores

Comentarios recientes

Santoral

El Santo de hoy es
San Ireneo