Mes: octubre 2015

Es fuerte el amor como la muerte.

Es fuerte el amor como la muerte Balduino de Ford   Balduino de Ford o de Canterbury nació en el seno de una familia pobre del Devonshire, en una fecha desconocida. Gracias al apoyo de su obispo pudo estudiar en la escuela catedralicia de Exeter, su ciudad natal. Joven sacerdote diocesano, su reputación llegó hasta el papa Eugenio III, quien lo escogió como tutor de Graciano. Después de su estadía en el continente, fue profesor en Exeter y, en 1161, designado archidiácono de Totnes, en el Devon. +++++++++++++ Es fuerte la muerte, que puede privarnos del don de la vida. Es fuerte el amor, que puede restituirnos a una vida mejor. Es fuerte la muerte, que tiene poder para desposeernos de este cuerpo. Es fuerte el amor, que tiene poder para arrebatar a la muerte su presa y devolvérnosla. Es fuerte la muerte, a la que nadie puede resistir. Es fuerte el amor, capaz de vencerla, de embotar su aguijón, de reprimir sus embates, de confundir su victoria. Lo cual tendrá lugar cuando podamos apostrofarla diciendo: ¿Dónde están, muerte, tus embates? Es fuerte el amor como la muerte, porque el amor de Cristo da muerte a la misma muerte. Por esto dice: Oh muerte, yo seré tu muerte; país de los muertos, yo seré tu aguijón. También el amor con que nosotros amamos a Cristo es fuerte como la...

Read More

Todos los Santos.

“La gran enfermedad del s. XX, (y lo que va del XXI), presente en todos nuestros problemas y que nos afecta individual y socialmente, es la «pérdida de alma»”, ha escrito Thomas Moore. (Care of the Soul.1944). Traduciremos Loss of soul, como la pérdida de la dimensión espiritual del hombre, reducido solo a lo material; crisis de trascendencia, suelen llamarla los sociólogos.

Read More

El Infierno

El infierno. 1.- El arco del dolor físico es vastísimo. Así, en superlativo. Pero es físico, es decir, afecta la sensibilidad de nuestro organismo conectada por una infinidad de terminales nerviosas que avisan al sistema central de la alteración de una parte del todo. Es la admirable unidad del cuerpo humano. Esto es tan cierto que Pablo toma de ello la imagen literaria para designar una nota esencial de la comunidad cristiana, la comunión y la solidaridad. “Cuando un miembro sufre, los demás miembros sufren con él”, afirma. Y también dice: “¿quién peca sin que yo sufra?”, o también, “el ojo no le puede decir a la mano: no te necesito”. Esto vale igual en el ámbito social. Los romanos, para designar la misma verdad, acuñaron frase parecida, solo que la aplicaban al cuerpo social-político: “cuando la cabeza duele, duele todo el cuerpo”. Con ello afirmaban que, cuando los responsables, las cabezas del organismo social, duelen, enferman, todo el cuerpo se descompone, sufre, duele. Tal verdad de la filosofía política pragmática de los romanos encerrada en este aserto, brilla fulgurante y trágica ahora, en Guerrero. 2.- Un pequeño y doloroso accidente culinario, (relativo a la cocina), ha sido suficiente para obligarme al reposo, al cuidado escrupuloso, a pensar en serio en la gravedad de la glucosa en la sangre, en estos y parecidos casos. Y no puede uno sustraerse...

Read More

Orar por los difuntos

ORAR POR LOS DIFUNTOS.*   La fecha manda. Día de difuntos. Hoy me ocupo de la oración por los difuntos que, con matices y diferencias profundas, es común a todas las religiones, aun las más primitivas. Tal práctica ha dado lugar a excesos tales como el animismo o la reencarnación. Monumentos mortuorios, pirámides egipcias, epitafios, hoy la congelación, todos rebeldía ante la muerte. Algunos epitafios son celebres; él del tío de F. Cabral, dice: “Aquí sigue descansando el tío Facundo”. “Aquí yaces, y haces bien, descansas tú y yo también”, epitafio en la tumba de una otoñal señora.   Dentro del cristianismo la oración por los difuntos es una praxis que se está en sus mismos orígenes. Oramos por los difuntos siempre; y la iglesia reserva un lugar especial en la estructura de la misa para orar por los difuntos, además, de un rito exequial rico y amplio. Ninguna otra intención es tan solicitada; en un segundo lugar está la oración por los enfermos   Pero, ¿cómo es posible esto? ¿Qué expresa nuestra oración por los difuntos? En realidad, ¿podemos ayudarlos con nuestras oraciones? Y, ¿ayudarlos a qué?   Triste cuando el finado queda completamente solo, porque sus deudos no son creyentes. Queda un vago recuerdo y sus cenizas se dispersan en cualquier parte para decir que después de la muerte, ya no queda nada. No hay un signo,...

Read More

Todos los Santos. B.

Todos los Santos B Ap 7,2-4. 9-14; Sal 23; 1 Jn 3,1-3; Mt 5,1-12   “Todos estamos llamados a la santidad”. B. XVI:   Querido hermano: comenzamos el mes de noviembre, – dichoso mes de noviembre que empieza con todos los santos y termina con San Andrés, recuerdo que decirnos mi padre -; y ahora, la fiesta cae en domingo. Mi entrega, por esta coincidencia, consta de dos partes, una, la ubicación de la fiesta de Todos los Santos en el ciclo litúrgico, y una segunda que es una catequesis de papa B.XVI sobre el tema de la santidad a la que estamos llamados. Te envío esta entrega, incluso con tiempo suficiente, porque puede servirnos para una meditación personal en la que podamos preguntarnos sobre nuestra consciencia consciente a cerca de nuestra vocación a la santidad. Si la santidad no es objetivo de nuestra vida, entonces, ¿qué somos como cristianos? ¿Cómo sacerdotes? Esta es la voluntad de Dios, dice san Pablo, vuestra santificación. ¿Qué es ser santo? Esta catequesis de B. XVI es, de verdad, hermosa.   Al final, como meditación, leeremos una reflexión de G. Bernanos.   Los textos bíblicos que han de leerse tal parece que no son fijos o no se respeta el texto original del Leccionario.     a.- Ciclo de espera. El ciclo abierto por la efusión del Espíritu Santo sobre la comunidad apostólica el...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 117 suscriptores

Santoral

El Santo de hoy es
San Lucas