Mes: noviembre 2015

Solemnidad de Cristo Rey. B

SOLEMNIDAD DE CRISTO REY. B Dan. 7,13-14; Sal.92; Ap.1,5-8; Jn.18,33-37.     Oración opcional. Oh! Dios, fuente de toda paternidad que nos has enviado a tu Hijo para hacernos partícipes de su Sacerdocio real, ilumina nuestro espíritu, para que comprendamos que servir es reinar, y que dando la vida por los hermanos confesamos nuestra fidelidad al Cristo, Primogénito de entre los muertos y Señor de todos los poderosos de la tierra. Por N.S.J.   Dan. 7,13-14.- ¿Qué dicen del Hijo del Hombre? – «Hijo del hombre»- Es un término polivalente. Puede ser el pueblo de Israel, pero también uno que está por encima de la condición humana. Jesús se aplicará a sí mismo este nombre, precisamente porque es tan rico. Rechazará dejarse encerrar en una definición demasiado rígida (política), por ejemplo de su misión. Además, esta profecía ha sido proclamada en un tiempo de persecución (bajo Antíoco Epífanes). Daniel atestigua que el pueblo humillado tiene en los cielos un aliado glorioso, Jesucristo, hombre en plenitud, presente en todas partes, siempre al alcance de la mano; pero aun así, sobre humano, jamás aferrable siempre más allá de nuestra capacidad de percepción.   Sal.92.- Himno al Señor, Rey cósmico y Dios de Israel. El misal nos presenta los vv. 1c-2.5, o sea, una expresión mínima, de por sí el salmo es corto. Se abre con la aclamación al rey: “El Señor...

Read More

La Misericordia

Lucas, el Evangelio De la Misericordia. La misericordia es el nombre de Dios. (B.XVI).   No es una casualidad que el Año de la Misericordia coincida con la lectura del evangelio de Lucas, – ciclo C – un evangelio dominado por el tema de la misericordia de una manera especial.   Cada evangelio tiene su riqueza propia. El evangelio de Lucas es el evangelio de la misericordia, todos conocemos las hermosas parábolas que hacen brillar de manera esplendorosa la misericordia del Padre.   Creo, por lo tanto, que es oportuno acercarnos al Lc. desde este óptica. Y deseo compartir este intento con mis hermanos; después de todo, todos vivimos de la misericordia, sin ella no podríamos vivir. Frase afortunada la del Papa B.XVI; completa, reza así: ‘La misericordia es el núcleo central del mensaje evangélico, es el nombre mismo de Dios’.   Veamos un breve ejemplo del uso de esta palabra en la lengua hebrea, que nos disponga a comprenderla mejor, en su plenitud en el N.T     I   Esta frase afortunada del papa B.XVI, expresa magníficamente la naturaleza de este término como resumen de su significado en la Escritura. A mi juicio, en los salmos, oración del pueblo de Dios, nos resulta fácil descubrir la riqueza y la frecuencia con que aparece, el término «misericordia». Bástenos leer detenidamente el Sal. 103, el “Te Deum” del AT....

Read More

Domingo XXXIII T. Ordinario. B.

  Dan 12,1-3; Sal 15; Heb 10,11-14.18; Mc 13,24-32   ¡Creo en la vida Eterna…!  Credo.   Oración Opcional.- Oh! Dios, que cuidas de tu pueblo, acrecienta en nosotros la fe de que, cuántos duermen en el polvo, se despertaran; concédenos tu Espíritu, para que solícitos en la caridad atendamos cada día la manifestación gloriosa de tu Hijo que vendrá para reunir a todos los elegidos, en su Reino. Por N.S.J.   Dan 12,1-3.- Llega el día.- Daniel es el más reciente de los profetas del AT, el único que anuncia abiertamente la resurrección. Con un lenguaje imaginativo, (género apocalíptico), que los evangelios retomarán, lanza un último mensaje de esperanza: los justos son llamados a la vida eterna. También nosotros, hoy, esperamos de Cristo resucitado esa vida plena que él ofrece a los que tienen la valentía de confiar en él.   Sal 15.- El salmo comienza con una súplica y enseguida desemboca en una profesión de confianza y entrega exclusiva a Dios. Síntesis total: en la alternativa del bien y del mal, Dios es el bien, (auténtica ciencia del bien y del mal) Afirmación de fe y experiencia religiosa: sólo Dios es bueno, fuente de todos los bienes. «Yo digo al Señor: Tú eres mi bien».   Aunque el autor, probablemente, no conoce la vida futura y el premio celeste, la experiencia de la intimidad con Dios le...

Read More

Del tratado de san Ambrosio, obispo, sobre el bien de la muerte

Del tratado de san Ambrosio, obispo, sobre el bien de la muerte (Caps. 3, 9; 4,15: CSEL 32, 710. 716-717) EN TODA OCASIÓN, LLEVEMOS EN EL CUERPO LA MUERTE DE JESÚS Dice el Apóstol: El mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo. Existe, pues, en esta vida una muerte que es buena; por ello se nos exhorta a que en toda ocasión y por todas partes, llevemos en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Que la muerte vaya, pues, actuando en nosotros, para que también se manifieste en nosotros la vida, es decir, para que obtengamos aquella vida buena que sigue a la muerte, vida dichosa después de la victoria, vida feliz, terminado el combate, vida en la que la ley de la carne no se opone ya a la ley del espíritu, vida, finalmente, en la que ya no es necesario luchar contra el cuerpo mortal, porque el mismo cuerpo mortal ha alcanzado ya la victoria. Yo mismo no sabría decir si la grandeza de esta muerte es mayor incluso que la misma vida. Pues me hace dudar la autoridad del Apóstol que afirma: Así, la muerte está actuando en nosotros, y la vida en vosotros. En efecto, ¡cuántos pueblos no fueron engendrados a la vida por la muerte de uno solo! Por ello, enseña...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 119 suscriptores

Santoral

La Fiesta de hoy es
Presentacion de la Virgen