Mes: Octubre 2016

XXXII Domingo Ordinario C.

DOMINGO XXXII   C. 2Mac. 7,1-2. 9-14; Sal. 16; 2Tes. 2,16-3,5; Lc. 20, 27-38 Entramos de lleno en la etapa final del tiempo litúrgico. La liturgia posee también un valor didáctico. Es la organización cristiana del tiempo. Nos ayuda a ubicarnos cristianamente en el tiempo que nos devora.  De la misma manera que el día declina y muere y el año avanza a su final, nuestra vida también avanza hacia el fin: nuestra vida son los ríos/ que van a dar a la mar/ que es el morir. Mediante la liturgia consagramos nuestro tiempo; el día, la semana, el mes, el año, todo queda envuelto en la oración conforme a estos ritmos; como nuestra vida, así se organiza la liturgia.   +++++ A la pregunta de los saduceos, Jesús responde con un acto de fe en Dios, el Viviente: no un Dios para el espacio breve y fugaz de la vida humana, sino el Dios de la alianza que no puede limitarse a lo que dura una existencia corruptible; no un Dios de hombres condenados a morir, sino el Dios de aquellos que ponen en él su propia esperanza de vida. Por consecuencia, en el nuevo mundo de la resurrección no será necesario casarse y procrear para sobrevivir.   2Mac. 7,1-2. 9-14 – Valor para tener fe – El pueblo de Israel es sometido a una terrible persecución a causa...

Read More

¡Que no me entierre en sagrado…!

¡Que no me entierre en sagrado…! Sepultar a los muertos es una de las obras de misericordia. Tobías, personaje bíblico, exponía su vida dando sepultura a los judíos asesinados y tirados en la plaza pública. Se levantaba de noche y recogía los cuerpos para darles sepultura. Sólo los animales quedan para pasto de los carroñeros. Invariablemente todas las religiones han conservado un gran respeto por los muertos llegando, incluso, al extremo de creencias tales como el animismo, transmigración, reencarnación, la veneración, panteísmo, etc. No es menor el dato de que en nuestros panteones, sobre todo los más humildes, se celebre a los difuntos con música y alcohol. ¿Qué relación se establece con el difunto actuando de esta manera? Nuestra celebración del Día de los fieles difuntos, en su vertiente folclórica, tiene su ambigüedad. Y en esto hay mucho de sincretismo. Sin embargo, en el fondo es la negativa radical del hombre a aceptar la muerte como hecho definitivo. La resistencia del hombre ante la muerte, como hecho definitivo, que acaba con todo, es constante en el desarrollo de la humanidad. Esto se echa de ver, desde las pirámides egipcias, imponentes tumbas faraónicas, hasta las montesumas de la estepa chihuahuense. El hombre juzga correctamente cuando percibe la muerte como el mal mayor. Tal vez la característica más preocupante de nuestra época sea la trivialización de la muerte. Hemos perdido el...

Read More

XXXI Domingo Ordinario C

DOMINGO XXXI C.  Sab. 11,22-12,2; Sal. 144; 2Tes. 1,11-2,2; Lc. 19,1-10   Señor, amigo de la vida. Sab. 11,26. El tema de este domingo podría ser lo que nos dice el libro de la Sabiduría: «pero tú a todos perdonas, porque son tuyos….porque está en todas las cosas tú soplo incorruptible. Por eso corriges poco a poco a los que caen, les recuerdas su pecado y los reprendes, para que se arrepientan y crean en ti». El relato de Zaqueo es la realización plena de esta verdad. El hijo Único de Dios ha venido a buscar lo que estaba perdido, ha venido a revelar la  paciencia y el amor misericordioso de Dios.   Sab. 11,22-12,2 – Amigo de los hombres – El autor narra la historia de la salvación y saca las consecuencias; pero no lo hace como sus predecesores, para conocer el futuro de su pueblo y explicar, así, su destino. Él, más bien, medita sobre esta historia, reflexiona sobre ella para penetrar más profundamente en el conocimiento de Dios. Cada vez que se detiene a reflexionar atribuye el proyecto de salvación, unas veces a la Sabiduría y otras a Dios, sin que el lector pueda distinguir claramente la diferencia. Menos de un siglo después el Nuevo Testamento, hablando de Cristo, sabiduría de Dios y palabra de salvación, dará un rostro único a la Sabiduría y a Dios....

Read More

El malestar de la cultura.

El malestar de la cultura. “Vivimos tiempos de opacidad cultural”, ha escrito el eminente sociólogo español J. M. Mardones. En esto están de acuerdo los grandes pensadores y profetas de nuestro tiempo. Lo intuye también en su realidad, el hombre de la calle: la incertidumbre o “crisis cultural” se ha hecho patente para casi todos. Fromm afirmaba que nuestros abuelos tenían  unos rieles, por donde caminar: uno era la seguridad del instinto en armonía y comunión con la naturaleza y sus leyes, el otro, los mandamientos de Dios. El hombre actual los ha perdido y en esa medida la incertidumbre, la duda y el miedo, son la atmósfera vital. Pero los problemas no dejan de serlo por el hecho de que se generalicen. Por eso conviene preguntar: ¿en qué consiste la crisis cultural? ¿En qué consiste esta opacidad que no nos permite comprender lo que nos pasa ni caminar hacia su solución?, se pregunta Mardones. El señalamiento es sutil y escapa casi a todos: señalamos este o aquel problema, sentimos que las cosas no andan bien, notamos la diferencia respecto al antes; antes las cosas eran y se hacían así y la verdad es que ahora no sabemos a ciencia cierta cómo deben ser. Experimentamos esa vaga sensación de inseguridad y a veces de perplejidad. Nadie nos ha dicho que lo que sucede es que estamos viviendo un “cambio...

Read More

XXX Domingo Ordinario C

XXX Domingo C Sirácide 35,12-14. 16-18, Sal. 33, Tim. 4,6-8.16-18. Lc. 18, 9-14   La oración del pobre atraviesa las nubes. (1ª Lec).   «Dos hombres subieron al templo a orar». Jesús describe los dos extremos de la sociedad religiosa de su tiempo, presentando dos actitudes espirituales opuestas. Este fresco toca muy de cerca a cada uno de nosotros. ¿En cuál personaje podemos reconocernos? ¿En el publicano o en el fariseo?   Sirácide 35,12-14. 16-18 – Dios no está en venta – El hombre devoto tiene un miedo instintivo a Dios y si le ofrece un sacrificio, está constantemente preocupado por saber si los ritos han sido bien ejecutados, si la víctima era perfecta, si todo se ha desarrollado según las reglas, al estilo de los ceremonieros. Pero esto no está en armonía con la fe; no es solo por la observancia de las rúbricas como Dios juzga y valora un sacrificio, sino por la caridad fraterna de aquél que lo ofrece. Las palabras del Sirácide son también para nosotros una invitación a verificar la dimensión humana y cristiana de nuestras celebraciones.   Sal. 33 – Salmo alfabético de carácter sapiencial con elementos de acción de gracias. La enseñanza propuesta no es una doctrina teórica, sino la formulación de una experiencia espiritual. Por eso la doctrina tradicional no se queda en rutina, sino que es personal y comunicativa. vv....

Read More
  • 1
  • 2

Suscríbete por correo

Únete a otros 113 suscriptores

Santoral

El Santo de hoy es
San Bernardo