Mes: Diciembre 2016

Año Nuevo

Año Nuevo El nombre.- En el mundo bíblico el nombre es una clave que expresa la realidad misma del que lo lleva, el nombre, por decirlo así, es y define la persona, es el significado de la presencia y de la acción de un ser. En las religiones con resabios mágicos, saber el nombre de la divinidad significaba tener la posibilidad de dominarla y manipularla en ventaja propia. Dios mismo se revela a Moisés ante la pregunta del Patriarca, y la respuesta de Dios es: “Yo soy el que soy” que viene a significar una realidad presente e implicada en la historia, de tal manera que podríamos traducirla: “Yo estoy aquí como que estoy aquí”. Podemos decir que el tema de esta fiesta es precisamente El Nombre. Las tres lecturas nos hablan del Nombre. En la primera lectura se trata de la bendición que el sacerdote imparte en nombre de Dios, Dios mismo es el que bendice por las manos del sacerdote. El salmo 66 habla del pueblo que pide la bendición, la recibe y alaba a Dios por ella. La segunda lectura “La plenitud del tiempo” está marcada por el nacimiento-don-envío del Hijo de Dios que nace “de una mujer”. Y por fin, el evangelio que nos habla de la circuncisión del Niño  a quien le pone el nombre de Jesús «porque él salvará al pueblo de sus...

Read More

Inicio de Año

Inicio de Año. Hemos llegado al inicio de año. Y experimentamos a poco de pensar la sensación de sobrevivientes. Muchos familiares y amigos se quedaron en el camino. Nosotros, los que aún quedamos, somos un año más viejos. Hablo a los de mi generación. Se llega a la edad en la que, lo que antes nos arrebataba, hoy nos deja indiferentes. Comenzamos a amar la tranquilidad y encontramos molestos acontecimientos inesperados. Ya no cambiamos fácilmente de opinión. Las palabras vibrantes nos entusiasman menos y los pensamientos profundos nos causan la penosa impresión de lo extremadamente difícil. En cambio, ahora, se disfrutan más la intimidad y la paz del hogar. Dicen que uno es tan viejo como se siente, pero la verdad es que la vida natural, biológica, es un proceso degenerativo ininterrumpido. ¿Los jóvenes? ¡Ay los jóvenes! También nosotros lo fuimos. ¡Juventud divino tesoro! La única época en la se permiten las ‘indejadas’. Nuestro espíritu, sin embargo, se resiste al inexorable paso del tiempo y continuamos leyendo, escribiendo, pensando, hablando y no nos resignamos al final definitivo. Plantamos los árboles del huerto y queremos comer sus frutos. Plantamos un rosal y queremos ver las rosas frescas, cuajadas de rocío. Y anhelamos el lucero de la mañana. Y vemos, de nuevo, la mujer hermosa que un día se plantó, fulgurante, en la alborada de la vida. Tal el drama del...

Read More

El lugar donde todo comenzó.*

El lugar donde todo empezó. Esta noche de Navidad, nos acercamos, en espíritu, temblorosos y llenos de asombro, al “lugar” donde todo comenzó por nosotros y por nuestra salvación, donde todo encontró su cumplimiento, allí donde se encontraron y se entrecruzaron las esperanzas del mundo y del corazón humano con la presencia de Dios. Esos anhelos profundos del corazón permanentemente frustrados. “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado”. El adviento nos ha preparado para este encuentro. Podemos ya desde ahora pregustar la alegría por esa pequeña luz que se entrevé en la oscuridad de la historia, que desde la gruta de Belén comienza a irradiarse en el mundo sacudido por la violencia. En el camino del Adviento, que la liturgia nos ha invitado a vivir, se nos ha acompañado para acoger con disponibilidad y reconocimiento el gran Acontecimiento de la venida del Salvador y para contemplar maravillados su entrada en el mundo. Para un encuentro, ¿cómo nos encuentra esta fiesta? La esperanza gozosa, característica de los días del adviento, es la Santa Navidad, es ciertamente la actitud fundamental del cristiano que desea vivir con fruto el renovado encuentro con Aquel que viene a habitar en medio de nosotros: Cristo Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre. Volvemos a encontrar esta disposición del corazón, y la hacemos nuestra, en aquellos que en primer lugar acogieron la...

Read More

¿Qué celebramos en Navidad?

¿Qué celebramos en Navidad? Con mucha facilidad nos quejamos de la “reducción de banalidad” (B. XVI), de que es víctima la fiesta navideña. El consumismo, ya nos hemos referido a él, es nuestra enfermedad, nuestra adicción, nuestro escapismo, y, por lo tanto, forma de manejar “la angustia”. En un artículo pasado, me refería a Tom Ford, símbolo y víctima, de esta enfermedad. Hoy quiero referirme a otro factor devaluatorio de la verdadera naturaleza de la Navidad. Este factor creo descubrirlo en la predicación eclesiástica sobre este misterio; ésta va, más bien, a lugares comunes, a romanticismos de mal gusto, a un análisis mal hecho de los personajes que rodean el nacimiento del Niño, a una predicación deficiente que ha prescindido casi por completo del dogma. El misterio inefable es que ese Niño que nace en Belén es plenamente humano y plenamente divino y ha sido concebido virginalmente; es la forma inaudita como Dios irrumpe en nuestra historia y en la historia de cada hombre; se trata del Hijo eterno de Dios que se hace hombre, sin dejar de ser Dios, en el seno purísimo de una Virgen para destruir el pecado y la muerte y así liberar al hombre caído. ¿Por qué las cosas han sido así? ¿No tuvo Dios otro camino? La única respuesta posible ante el misterio abrumador es el amor con que Dios nos ha amado,...

Read More
  • 1
  • 2

Suscríbete por correo

Únete a otros 99 suscriptores

Comentarios recientes

Santoral

El Santo de hoy es
San Jorge, Mártir, Patrono de Inglaterra