Mes: marzo 2017

V DOMINGO DE CUARESMA “A”

V DOMINGO DE CUARESMA  “A” Ez. 37,12-14; Sal.129; Rom. 8,8-11; Jn. 11,1-45.   “Yo soy el camino, la verdad Y la vida”.   A todos aquellos que tienen miedo de arriesgar la vida o que la custodian egoístamente, Jesús les dice: «yo soy la resurrección y la vida». Esto no significa únicamente que puede quitar la piedra del sepulcro de otros, e incluso la propia. La resurrección es su misma persona, es él quien da la vida aquí y ahora. (hic et nunc).   Ez. 37,12-14; Aquel que da la vida – El Espíritu de Dios, que ha hecho nacer del barro al hombre, se da a un pueblo escarnecido por el dolor del exilio y la opresión, para hacerlo vivir, libremente, en la alegría. «He aquí que Yo abriré vuestros sepulcros». Es el signo de otra liberación más importante y universal con la cual Dios intervendrá en favor de la humanidad: la victoria definitiva sobre la muerte que se realiza en Cristo y es anunciada a todo hombre.     Sal.129; Suplica individual, con invitación a la asamblea. Siete veces se invoca el nombre del Señor en este breve salmo. Es uno de los salmos hermosos, profundos, intensos que brotan de lo más ‘profundo del hombre’. Este hermoso salmo penitencial nos revela que la verdadera desgracia, la que ocasiona el desastre y la muerte, es el pecado. «La...

Read More

Mandamientos acerca del prójimo

  ¡Esta incorregible raza humana! (Dostoievski).   De todos los libros del A.T., el Levítico es el más extraño, el más erizado e impenetrable, dice L.A. Schökel. Tabúes de alimentos, normas primitivas de higiene, menudas prescripciones rituales. Sin embargo, en estas páginas se expresa un sentido religioso profundo: el hombre se enfrenta con Dios en el filo de la vida y de la muerte, de la conciencia de pecado e indignidad, en el ansia de liberación y reconsideración. El hombre se preocupa del prójimo tanteando diagnósticos, adivinando y previniendo contagios, ordenando las relaciones sexuales para la defensa de la familia. (El incesto es abominable. No te acostarás con un hombre como, (si fuera), mujer. Es una abominación. La mujer no se ofrecerá a un animal para que la cubra. Es una depravación.).  Si remontamos las minucias y tomamos proporción de la distancia, descubriremos una realidad humana válida y permanente; si el hombre no se cuida, puede hundirse en la depravación total. La redacción final del Lev., aun conteniendo elementos antiquísimos, podemos situarla alrededor del siglo VI a.C. Por razones de oficio, y del Oficio, leí el cap. 19 de este libro y quedé impresionado. ¿Qué es, realmente, el hombre? ¿Dios lo hizo así, fatalmente? ¿Son suficientes sus mandamientos para un ser tan endeble y propenso al peor de los derrumbes? Mientras el circo político tiene abiertas todas sus trágicas...

Read More

V DOMINGO DE CUARESMA “A”

  Ez. 37,12-14; Sal.129; Rom. 8,8-11; Jn. 11,1-45.   “Yo soy el camino, la verdad Y la vida”.   A todos aquellos que tienen miedo de arriesgar la vida o que la custodian egoístamente, Jesús les dice: «yo soy la resurrección y la vida». Esto no significa únicamente que puede quitar la piedra del sepulcro de otros, e incluso la propia. La resurrección es su misma persona, es él quien da la vida.   Ez. 37,12-14; Aquel que da la vida – El Espíritu de Dios, que ha hecho nacer del barro al hombre, se da a un pueblo escarnecido por el dolor del exilio y la opresión, para hacerlo vivir, libremente, en la alegría. «He aquí que Yo abriré vuestros sepulcros». Es el signo de otra liberación más importante y universal con la cual Dios intervendrá en favor de la humanidad: la victoria definitiva sobre la muerte que se realiza en Cristo y es anunciada a todo hombre.     Sal.129; Suplica individual, con invitación a la asamblea. Siete veces se invoca el nombre del Señor en este breve salmo. Es uno de los salmos hermosos, profundos, intensos que brotan de lo más ‘profundo del hombre’. Este hermoso salmo penitencial nos revela que la verdadera desgracia, la que ocasiona el desastre y la muerte, es el pecado. «La paga del pecado es la muerte», dice Pablo; también dice...

Read More

TRISTE AMANECER!

  ¡Tierra, no cubras mi sangre, no encierres mi demanda de justicia!   Triste amanecer. Y mortal. 06.53 horas. Esta mujer apreciada, periodista de profesión, fue abatida. Miroslava Breach ha sido asesinada. Plenitud de vida e hijos que lloran la orfandad. Gremio consternado, detritus final de la situación nacional. «Tormentoso  mal de desesperación fatal». «!Ah! ¡Ve la injusticia que sufro!, palabras que Esquilo pone en la boca del héroe encadenado en los confines del mundo. La Tragedia.   La ola de muerte que recorre el país, la alcanzó. Es la cuota de sangre que exige el Mal. Los medios destacan la ausencia de quien debería estar cerca del pueblo ‘mientras pasa la calamidad’.  Obituarios y palabras no cubren la tragedia. El mal es profundo. La mentira es la forma ya habitual de comunicación. Desigualdad, pobreza, zozobra, miedo, inseguridad; incompetencia y descaro.  Dudas, muchas dudas. La mentira. El diablo es mentiroso desde el principio. Es el padre de la mentira. También asesino.   Camus interpretó nuestra época, aunque los matices cambien. Por los campos de esclavos bajo el estandarte del crimen, las matanzas justificadas por la ambición, por una sed inexplicable de la sangre del hermano dejan sin amparo al juicio. El día que el crimen se acicala con los restos de la inocencia, resulta una curiosa inversión de valores, (no por ‘campesina’, menos fatal), que es propia de nuestro...

Read More

IV DOMINGO DE CUARESMA. “A”

  Sam. 16,1.6-7.10-13; Sal. 22; Ef. 5,8-14; Jn. 9, 1- 41   En otro tiempo erais tinieblas; Ahora sois luz. (Ef,5,8)   La vida cristiana es un crecimiento lento, en el claroscuro de éste mundo, de la luz recibida y entrevista hasta que resplandezca con plenitud el día de Cristo. Ciegos finalmente curados, luces nacidos de la Luz, podremos entonces postrarnos ante Él.   Sam. 16,1.6-7.10-13.- La elección de Dios – La historia habla de dos unciones de David, una de parte de los hombres del sur, otra de parte de los hombres del norte (2 Sam. 2,4; 5,3). Por motivos políticos las tribus han elegido a David como Rey. Pero también Dios está presente en la historia; para fijar la escala de valores y para dar prioridad a Dios, el autor de este relato habla de una tercera unción. La pone en la época en que David es aún un muchacho, el último de sus hermanos, que únicamente tiene el derecho de callar en medio de personas mayores. El hombre ve las apariencias, Dios ve el corazón.   Salmo 22. Salmo de confianza. Domina un tono sereno, apenas turbado por una referencia pasajera al enemigo. El contexto sacro del salmo facilita la transposición al contexto cristiano sacro. Esta transposición global se articula en esta serie de imágenes o símbolos arquetípicos: el agua, la comida, la unción, la copa,...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 123 suscriptores

Santoral

El Santo de hoy es
San Lucia