Mes: Mayo 2017

La Ascensión del Señor

  Hech. 1.1-11; Sal. 46; Ef.4.1-13; Mc. 16,15-20   Las puertas del cielo se abren ante Cristo que como hombre sube al cielo. (S. Irineo. Sal. 23).   Hech. 1.1-11. El inicio de tiempos nuevos – mientras otros relatos presentan la Ascensión como la otra cara de la resurrección de Cristo o como un signo de la superioridad cósmica del Resucitado, Lucas la presenta como el fin de una etapa del proyecto de Dios, como signo de la perenne presencia de Jesús en medio de los creyentes, con la cual se abre un tiempo nuevo, el tiempo del Espíritu y de la iglesia misionera. Desde aquél día, el Resucitado puso en nuestras manos su evangelio.   Sal. 46.- Himno a Yahvé rey.- Invitación dirigida a la asamblea: “Pueblos todos, batid palmas. Aclamad a Dios con gritos de júbilo: porque el Señor es sublime y terrible emperador de toda la tierra”.  De esta manera se introduce el poder real de Dios y la elección concreta de un pueblo como realidades correlativas.   “Dios asciende ante exclamaciones”. Esta ascensión del Señor la interpretan algunos como un ritual en el que Yahvé es introducido en el templo. La asamblea debe expresar su alegría y su gozo “porque Dios es el Rey del mundo”. Al término de la procesión, el Señor vuelve a ocupar el trono en el templo. Desde ahí establece su...

Read More

Zygmunt Bauman*

Muerto hace unas semanas, (1925-2017), judeo-polaco, fue sobre todo sociólogo. Formó parte de esos afanosos judíos que huyeron del nazismo y se dedicaron con empeño al estudio de alguna ciencia en países de acogida. Se refugió ideológicamente en el marxismo del que terminó, igual, decepcionado y retuvo solo algunos sus esquemas de análisis. Gran admirador de papa Francisco que, según él, plantea la única solución posible: el diálogo. Es un buen observador de nuestro tiempo y nos ilustra con sus pensamiento, sobre todo con su vida dedicada y honesta. El leit motiv de su pensamiento fue el concepto de ‘modernidad’, pero, tal vez, no pensó que no somos modernos, que la cultura hoy no es moderna, es postmoderna y postfacual, existen las ‘precepciones alternativas’, cultura sonambulesca y por lo tanto nueva e impredecible. Todo puede suceder. Con todo, los elementos de análisis son válidos. Así cuando dice: “la modernidad en su forma más consolidada requiere la abolición de interrogantes e incertidumbres”. Quienes ostentan el poder qué más quisieran que abolir interrogantes e incertidumbres. Pero el ámbito vital nuestro es todo lo contrario; todo parece presagiar la tormenta total. Riva Palacio compara la nuestra a la situación previa al estallido de la hecatombe centroamericana. El peor ciego es el que no quiere ver. El discurso oficial es ‘todo está bajo control’, avanzamos por el camino de la integración y del...

Read More

VI DOMINGO DE PASCUA. “A”

  Hech. 8,5-8.14-17; Sal. 65; 1P.3,15-18;Jn. 14,15-21   Jesús pide al Padre otro Consolador para que esté siempre con nosotros y nos ayude a mantener vivo su recuerdo. Solo si acogemos con amor el Espíritu de la Verdad podremos amar a aquel que no hemos visto y que otros, como Juan, el discípulo amado, nos lo  han anunciado.   Hech. 8,5-8.14-17. Iglesia-madre e iglesia local – la visita de Pedro y Juan en Samaria es una etapa del camino a la unidad y el ecumenismo. La iglesia local de Samaria se había desarrollado al margen de la iglesia de Jerusalén; había sido fundada por Felipe, un cristiano helenizante que no pertenecía al colegio de los doce (una buena lección de compromiso apostólico); en fin, reunía personas despreciadas tradicionalmente por los judíos, incluso por aquellos que habían llegado a ser cristianos. La imposición de las manos por parte de los apóstoles sobre los cristianos de Samaria, es un modo de confirmar y autentificar el trabajo realizado por Felipe. Así, la iglesia local lleva en sí el espíritu de la iglesia universal.     Sal. 65. Himno y canto de acción de gracias. Unidos, quizá, en una acción litúrgica. Es muy conveniente leer el salmo completo.   En la fiesta litúrgica, en la oración del pueblo, vuelven a hacerse presentes las obras históricas de Dios. Sobre todo, la gran obra redentora,...

Read More

Cristo es el día

De los Sermones de san Máximo de Turín, obispo (Sermón 53, 1-2. 4: CCL 23, 214-216) CRISTO ES EL DÍA Por la resurrección de Cristo se abren las puertas de la región de los muertos; por obra de los neófitos la tierra es renovada; por obra del Espíritu Santo se abren las puertas del cielo. La región de los muertos, una vez abierta, devuelve a sus prisioneros; la tierra renovada germina a los resucitados; el cielo abierto acoge a los que a él ascienden. El ladrón sube al paraíso, los cuerpos de los santos entran en la ciudad santa, los muertos regresan entre los vivos y, por la acción eficaz de la resurrección de Cristo, todos los elementos se ven enaltecidos. La región de los muertos deja salir de sus profundidades a los que allí estaban retenidos, la tierra envía al cielo a los que en ella estaban sepultados, el cielo presenta al Señor a los que acoge en sus moradas; y la pasión del Salvador, con una sola e idéntica operación, nos levanta desde lo más profundo, nos eleva de la tierra y nos coloca en lo alto. La resurrección de Cristo es vida para los difuntos, perdón para los pecadores, gloria para los santos. Por esto el salmista invita a toda la creación a celebrar la resurrección de Cristo, al decir que hay que alegrarse y llenarse...

Read More

La última agonía.

Nos cerca y visita en la partida de los que amamos. No es solo simple anhelo de supervivencia  que solo sería una vida muerta. Así era el “más allá” de los griegos y romanos, los paganos. Sospechaban una vida continuada, más lúcidos que nuestros ateos, pero a la manera de una pálida réplica, entre los asfódelos del hades o las sombras del sheol. De ahí la melancolía que dominaba al mundo antiguo y el frenesí de placer que no es sino el reverso de la desesperación.  “Y la carne que tienta con sus frescos racimos/ y la muerte que aguarda con sus fúnebres ramos”. Morimos solos. La vida dice siempre comunión o comunidad, aun en el seno de la madre, – y, ¿dónde se estará en comunidad más íntima? -, hasta el punto que un yo humano aislado, solitario, no puede ni nacer ni subsistir, ni ser, en absoluto, pensado; la muerte, en cambio, logra suspender, por un momento intemporal, esta ley de comunidad, de la comunión de los seres. Y cuando quien muere es el padre o la madre, cuando el que cruza el umbral sin retorno es aquel o aquella con quien nuestra vida ha estado, y en cierta forma se ha hecho, la sensación de soledad y ruptura alcanza su tensión más alta. De momento, el golpe desimanta y la brújula que guía enloquece. Los recuerdos...

Read More
  • 1
  • 2

Suscríbete por correo

Únete a otros 100 suscriptores

Comentarios recientes

Santoral

El Santo de hoy es
San Desiderio