Mes: mayo 2018

El Domingo

  El domingo tiene su origen y dimensión propia en su contenido religioso y antropológico. Constituye la más antigua fiesta cristiana y hunde sus raíces en la práctica sabática del A. T. restaurada. De hecho, es el germen del que brota todo el admirable conjunto que constituye el ciclo litúrgico cristiano.   El mandato divino “de guardar el día del Señor” mira más al bien del hombre que necesita el descanso y su recomposición física y espiritual, que a Dios mismo. Dios no necesita de nuestra alabanza, busca el bien del hombre; por esta razón Jesús criticaba con especial dureza la religión de su tiempo que había absolutizado la observancia del sábado que llegó a ser más importante que el hombre y que Dios; acabó como ley fiscal al servicio de la institución religiosa.   Dios no necesita el domingo, lo necesitamos nosotros. El relato bíblico del Génesis según el cual «Dios bendijo el séptimo día y lo consagró, porque ese día descansó Dios de toda su tarea de crear» (2,3), tiene la función de inculcar en todos los hombres, creyentes o no, la necesidad del “descanso”.   Fue Constantino el Grande, con sus edictos del 7de marzo y 3 de julio del año 321 quien exigió que «en el venerable día del sol (Sontag, Sunday) descansansen los habitantes de la ciudad y  también los tribunos. (Ahora descansan la...

Read More

IX DOMINGO T.O. B.

  Dt 5,12-15; Sal. 80, 3-8.10-11; 2Cor 4,6-11; Mc. 2,23-3,6   ¡No hay días en los que esté prohibido amar! Todos los días y en especial los domingos, el recuerdo de la redención nos invita a llevar a nuestro entorno el amor mismo de Dios y de Cristo. Dt. 5, 12-15 Guarda el día del Señor, santifícalo, como el Señor te ha mandado – En toda civilización y en toda religión se observan días de reposo, más o menos sagrados, durante los cuales uno se abstiene del trabajo. Ya los hebreos habían instituido el sábado, y lo respetaban con temor. En el Dt., este día de miedo se convierte en día de libertad. Estamos en el contexto de la alianza cuando Dios se convierte en el Dios de Israel e Israel en el pueblo de Dios.  Desde que lograron la independencia, los hebreos son un pueblo libre, y darán testimonio de ello al menos una vez a la semana.  El sábado, para nosotros el domingo, es profecía, es liberación.  Si se poseían esclavos, se les hacía partícipes de esa  libertad haciéndoles participar del don de la libertad y del reposo que habían recibido de Dios. Y este es el motivo por el cual los hebreos se han abstenido el día de fiesta de los trabajos serviles; pero a veces lo hacían con un espíritu de servilismo que era ya...

Read More

El Cuerpo y la Sangre de Cristo. B

  Ex. 24,3-8; Sal. 115; Hb. 9,11-15; Mc. 14, 12-16. 22-26.   Memoria, presencia y espera   ¿Qué cosa hay más bella y más íntima, que sentarse a la mesa con los que amamos? Todos tenemos esta experiencia vital en la medida en que todos procedemos de una familia, en la medida en que todos conocemos el don de la amistad. Todos nos hemos sentado a la mesa como amigos alguna vez, y hemos departido, charlado y arreglado muchas cosas. A veces hasta queremos arreglar el mundo. Qué hermoso es ver a los hermanos reunidos entorno a la mesa, reza un salmo. Y la experiencia es todavía más rica si ésta comida sella un acontecimiento de familia presente o también pasado que permanece vivo en el recuerdo. Esto nos ayuda a entender la Eucaristía que rima la vida cristiana, en especial el domingo, (Domingo sin misa no es domingo), pero que este día, día del Corpus, se celebra en un acentuado clima de fiesta y de alegría.   La iglesia, la comunidad de Jesús, los creyentes, se han reunido siempre, desde que la comunidad (Iglesia), existe, hasta que exista, en torno a la mesa para dar cumplimiento al mandato de Jesús: “Hagan esto en memoria mía”. La Iglesia vive de la Eucaristía. La Eucaristía es la fuente y el cúlmen de toda la vida cristiana, lo sabemos bastante bien....

Read More

Pesimismo amargo.

  La neurosis del optimismo convierte a los pesimistas en traidores, afirma la escritora brasileira Eliane Brum en un ensayo estupendo sobre el desastre ecológico y el más grave, aun: la inconciencia nuestra. Lo que dice al respecto es aplicable a nuestra encrucijada electoral. Todavía hay otra barrera que impide que las personas despierten, afirma. Y esta puede ser la más difícil de vencer. Ahora que el cambio climático se convierte en el mayor desafío, encontramos un tipo de humano que ha sido moldeado por la industria del entretenimiento. Hombres y mujeres se han convertido en adultos infantilizados esperando que les digan qué sucede, qué pensar y cómo reaccionar, y qué tienen que consumir cada vez, desde productos materiales a conceptos. En esta clave entra la actual neurosis del “optimismo”, que hace que los “pesimistas” se conviertan en una especie de traidores que no quieren que el mundo mejore. Un pensador norteamericano decía: cada día consultan a 1000 gentes para decir qué debemos desayunar los restantes millones de americanos. Los adultos de esta época traen una mentalidad del siglo XX y están criando a sus hijos con una mentalidad del siglo XX. Y ello nos impide enfrentar con lucidez el momento actual. Todavía con la convicción de que bastan obras y tecnología para que todo se resuelva, con una creencia absoluta en la potencia humana. No se dan cuenta...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 1.849 suscriptores

Santoral

El Santo de hoy es
San Federico