Mes: julio 2018

Prometeo, Sísifo y Jesús.

En la explicación de mundo y el hombre en su compleja realidad no siempre se ha usado un leguaje teórico, psicología, sociología, más bien se ha apelado al lenguaje simbólico, al mito, al mundo ritual. ¿Cómo explicar el sadismo, la maldad extrema, la crueldad patológica e innecesaria de los crímenes que estamos viviendo? El abuso sexual de los niños, los asesinatos de adultos mayores, el robo, la extorsión, etc. ¿revelan un misterio más hondo o son un simple problema? Un problema tiene solución; un misterio de iniquidad es algo que requiere otra perspectiva. El mito intenta hacer accesible ese misterio que plantean el mundo y el hombre mediante la creación de un lenguaje simbólico y personajes que encarnan la eterna pregunta.

Read More

¡Dios no hizo la muerte!

En 1947, al finalizar uno de los episodios más negros de la historia, A. Camus escribe una de las obras supremas del arte, arte supremo porque no es puro diletantismo o gusto literario, divertimento o floritura, sino compromiso con la verdad, denuncia, profecía, invitación para ceder a un “fatalismo activo” en el sentido que ni siquiera los momentos más oscuros pueden apagar el amor y el sacrificio encarnados, en esa obra, en el médico y el cura que mueren a lado de las víctimas en Orán, la ciudad devastada por «La Peste».

Read More

Domingo XV. B.

  Am 7,12-15; Sal 84; Ef 1,3-14; Mc 6,7-13.   «Aun manteniéndose apartado, a través del envío de los discípulos, Jesús ve alargarse el radio de su influencia mesiánica: asociados a su misión y a su destino, ellos se saben comprometidos en el anuncio profético del reino. Ayer como hoy Dios se expresa a través de palabras humanas»   Am 7,12-15 – Una voz incómoda – ¿Con qué derecho habla este hombre? ¿Quién le ha confiado el encargo de denunciar la hipocresía de los santuarios y el falso prestigio de los grandes? Que vaya a otra parte a ejercer...

Read More

La gran reconciliación.

  Cierto, a lo largo de la semana hemos comprobado un cambio de tesitura en la oratoria del futuro presidente. El discurso ríspido de la campaña cede su lugar a un discurso más terso, más sereno donde se busca la concordia, se pide la unidad, se pone en la cúspide de los valores a México, se exhibe un respeto institucional, se busca una transición bien lograda, se ha dialogado en buen tono con todos poderes fácticos. ¿Será así, realmente? Zepeda Paterson lo ha dicho así: “Desde el domingo en que autoridades electorales y rivales reconocieron su triunfo, Andrés Manuel López Obrador ha sido un dechado de prudencia y moderación. La noche misma de esa jornada electoral apaciguó a los poderes de hecho: no habrá expropiaciones, se respetará la autonomía del Banco de México, se mantendrá la disciplina financiera y fiscal; se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros; y se continuarán las negociaciones del TLC tal como se llevan. Dentro de esa búsqueda de unidad entra también el factor religioso. “Millones de católicos, millones de evangélicos votaron por mí”, afirmó el virtual presidente. Esta frase es la expresión más clara del afán integrativo del AMLO como futuro presidente: buscar una unidad nacional, una gran reconciliación. Y no podemos menos que preguntarnos, primero, si México necesita una gran reconciliación o si necesita, más bien, una gran...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 1.851 suscriptores

Santoral

La Santa de hoy es
Santa Marina