Autor: P. Hesiquio Trevizo Bencomo

ME SACIARÉ DE GOZO EN TU PRESENCIA.

El último artículo del credo es: “creo en la vida del mundo futuro”, es decir, creemos que después de esta vida, si hemos vivido en Cristo, con Cristo y por Cristo, obtendremos la vida dichosa junto a Él. Se cumplirá lo que expresan los salmos: “caminaré en presencia del Señor en el país de la vida, me saciaré de gozo en su presencia, alabaré por siempre su misericordia”, estas y muchas expresiones más de los salmos que han tenido su plena realización en Cristo Rey, vencedor de la muerte y del pecado. Tomás de Aquino tiene esta sencilla reflexión sobre este artículo del Credo, que nos ayuda a meditar este periodo del tiempo litúrgico, fin y comienzo de un año.   Santo Tomás de Aquino.   Adecuadamente termina el Símbolo, resumen de nuestra fe, con aquellas palabras: «La vida perdurable. Amén.» Porque esta vida perdurable es el término de todos nuestros deseos. + La vida perdurable consiste primariamente en nuestra unión con Dios, ya que el mismo Dios en persona es el premio y el término de todas nuestras fatigas: Yo soy tu escudo y tu paga abundante. Esta unión consiste en la visión perfecta: Al presente vemos a Dios como en un espejo y borrosamente. Entonces lo veremos cara a cara. + También consiste en la suprema alabanza, como dice el profeta: Allí habrá gozo y alegría, con...

Read More

¡DIOS MIO, QUE SOLOS / SE QUEDAN LOS MUERTOS!

        Siempre me parecieron sugestivos estos versos de Bécquer leídos en los tiempos lejanos de estudiante: “Tan medroso y triste/ tan oscuro y yerto/ todo se encontraba …/ que pensé un momento:/ ¡Dios mío, que solos se quedan los muertos!”.  Y es que la muerte se presenta siempre ante el hombre como amenaza y como escándalo.  El hombre ve confluir en ella todos los fracasos, todas las oscuridades, todos los males que forman la heredad de nuestra condición humana; congela y suspende, por igual, los grandes amores, los odios y las ambiciones innobles. Corta el hilo de eso que llamamos vida y nos obliga a dejar pendiente aquello que juzgábamos importante.   a). Día de muertos. La Liturgia católica ha consagrado un día especial para la oración por los fieles difuntos; no para entronizar la muerte, sino para declarar su derrota definitiva según la frase del Apóstol: “Muerte ¿dónde está tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? (ICor.15,54-55). O, también: “El último enemigo en ser destruido, será la muerte” (ICor15,26.), según lo había anunciado Isaías: «Él aniquilará la muerte para siempre» (25,7).   No se trata, pues, según la liturgia católica, de un dato cultural o de estériles remembranzas que en nada compensan, ni de imaginaciones exaltadas, sino de la consideración seria del problema fundamental que, quiérase o no, sépase o no, preocupa y entristece al hombre...

Read More

XXXI DOMINGO T. ORDINARIO.

  Mal.1,14-2,2.8-10;Sal. 130; 1Tes.2,7-9.13; Mt. 23,1-12   Uno solo es el Maestro, Cristo, y uno solo el Padre, Dios. Los cristianos, todos son hermanos, radicalmente iguales entre ellos. Ninguno puede situarse a sí mismo delante de los demás.  En ello va el testimonio mismo de nuestra fe, porque de la fe brotan las relaciones que deben ejercitarse entre nosotros, basadas en nuestra calidad de hijos del mismo Padre y discípulos del mismo Señor.   Mal.1,14-2,2.8-10.  Límites de la liturgia – Este violento mensaje se refiere a la liturgia y está dirigido especialmente a los sacerdotes. Un templo nuevo se ha levantado sobre las ruinas de la guerra; pero las ofrendas llevadas en sacrificio son objetos desechables: los sacerdotes se reducen al rol de funcionarios de un culto formal sin alma; ¿cómo reconocer la liturgia de la alianza en medio de todas estas «hechicerías»? En el culto, los sacerdotes encuentran un refugio para huir del ardor inspirado de las profecías y del realismo de los sabios, pero no son ya mensajeros; son solo los antepasados de Caifás; el profeta desenmascara su hipocresía.   Sal. 130. Breve Salmo en el que el salmista se acepta a sí mismo con humildad. Reconoce y acepta el límite de todo lo humano y así evita el pecado capital de la soberbia. En el interior y en los gestos externos es mesurado. Así cultiva una...

Read More

XXIX DOMINGO T. ORDINARIO A

  Is. 45,1,4-6; Sal. 95; 1Tes. 1,1-5; Mt. 22,15-21 Yo soy el Señor, y no hay otro; fuera de mí no hay Dios.   «Jesús Cristo es el Señor»: Este grito de la fe primitiva protestará hasta el fin de los tiempos contra la pretensión de los césares de disponer de un poder absoluto y divino. Debemos aprender a reconocer, también, a los hipócritas que se esconden detrás de sus ideologías para manipular totalmente al hombre, incluso en su realidad más íntima de la cual solo a Dios, y solo a él se ha de dar cuenta.   Is. 45,1.4-6. Consagración de un pagano – El rey persa, Ciro, destruye los imperios decadentes y amenaza las instituciones más sólidas. El profeta le da el nombre sagrado de «ungido», signo de la nobleza divina.  Dios lo hace su aliado y declara que éste pagano ha trabajado para él.  Dios se burla de las prohibiciones de ingreso; también hoy puede venir a nosotros a través de las guerrillas, o de los filósofos ateos, a través de la ciencia, aparentemente enemiga de la fe, de los ataques rabiosos de los enemigos.  Todas estas fuerzas impetuosas, que hacen saltar las estructuras más sólidas, pueden trabajar para Dios. A nosotros, nos arrancan nuestras débiles defensas y desmontan las pruebas demasiado humanas en que nos apoyamos. Nos obligan a contar solo con Dios y a...

Read More

La política es el diablo.

  El título es un verdadero “atractor narrativo”. Pero no se alarme el lector. Dia-bolos, etimológicamente significa el que divide, separa, enfrenta, enmaraña, confunde; lo contrario es el sym-bolos, es decir, aquello que une, que favorece el entendimiento y por lo tanto, las relaciones buenas y creadoras, la unidad. En este sentido el diablo es el padre de la discordia, del desorden, de las disensiones, de las difamaciones y los pleitos. Es el padre del desorden. Esto me viene a mientes a propósito de los vergonzosos acontecimientos en Cataluña que han significado la peor y más ridícula crisis de la joven y heroica democracia española. Me interesa lo de Cataluña porque amo y admiro a España, a su joven democracia y a los esfuerzos que ha hecho para superar el terrorismo doméstico y externo, y la difícil convivencia con la UE.  Amén del carácter levantisco propio de los españoles, que bien que hemos heredado. Pero lo dicho nos hace mirar también a la política nacional. No hace falta más que ver la noticia para descubrir la palmaria división imperante, la lucha enardecida por el poder que no se detiene ante nada: calumnias, mentiras, difamaciones, habladurías, detracciones y distracciones, y todo lo imaginable. El dia-bolos es el eterno acusador de los hermanos que engendra la división. Ya decía el Profeta de Nazaret: “Un reino dividido internamente va a la ruina...

Read More

Suscríbete por correo

Únete a otros 123 suscriptores

Santoral

La Fiesta de hoy es
Nuestra Señora de Guadalupe