Hagamos una pequeña síntesis para conocer al Jesús Profeta, Jesús Maestro y Jesús Mesías en los evangelios sinópticos[1], es decir, en Marcos, Mateo y Lucas.

jesusesEsto nos servirá de punto de partida para conocer a nuestro Señor, y a partir de aquí deberemos sumergirnos en los textos bíblicos diariamente para encontrarnos con ese Jesús Vivo.

Aquí hacemos una pequeña síntesis, punto por punto, para conocer y, conociendo, amar, y amando, servir.

Jesús en el Evangelio Según San Marcos

1. Jesús Profeta

El evangelio de Marcos no nos presenta a Jesús como profeta frecuentemente, la única vez que hace alusión es cuando Jesús dice “Un profeta sólo en su casa carece de prestigio” (Cf. Mc 6,4).

2. Jesús Maestro

Frecuentemente Jesús es llamado “Maestro”  (διδάσκαλος) y en tres ocasiones “Rabbí”. Jesús es visto como el que enseña, el que instruye, el que adoctrina con la verdad. La gente acude a él constantemente para que les enseñe.  También están las preguntas de los fariseos, quienes le llaman maestro aunque en actitud de encontrarle errores (Cf. Mc 12,14).  Este título además revela a un Jesús con autoridad como se lee en Mc 14,14.

3. Jesús Cristo (Mesías)

Desde el inicio Jesús ya es reconocido como el Cristo (Cf. Mc 1,1), presentándolo como el Hijo de Dios. Sin embargo no es hasta que Jesús hace la pregunta: ¿Quién dicen ustedes que soy yo?, que Jesús es llamado Cristo (Cf. Mc 8,29) por labios de Pedro, aunque ya había sido llamado Hijo de Dios por los espíritus inmundos que se arrojaban a sus pies (Cf. Mc 1,24; Mc 3,11; Mc 5,7). Jesús es llamado Hijo de Dios por última vez ante la incredulidad del centurión en la muerte de Cristo (Cf. Mc 15,39).

Jesús es presentado además perdonando pecados (Cf. Mc 2.5), expulsando demonios (Cf. Mc 1,24), perseguido por las multitudes (Cf. Mc 1,45), comiendo con pecadores (Cf. Mc 2,15), curando enfermos (Cf. Mc 5,30) y alimentando multitudes (Cf. Mc 8,8-9).

4. Conclusión

El evangelio de Marcos en conclusión nos presenta a un Maestro, que se preocupa por sus discípulos, y que ama a los pecadores. Es llamado Maestro en todo el evangelio, y nos da a conocer que este maestro lleno de sabiduría y con autoridad, es el Hijo Santo del Dios Altísimo, el Cristo. Su piedad con los enfermos (perdón de pecados, sanidades, etc.) y severidad con las autoridades farisaicas, muestran a un Jesús de Justicia, y con Autoridad divina.

Jesús en el Evangelio Según San Mateo

1.  Jesús Profeta

Mateo nos da a entender que la gente veía a Jesús como “el profeta de Nazareth”, aunque sólo es llamado profeta en esa ocasión:

 Y al entrar él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió. “¿Quién es éste?”, decían. Y la gente decía: “Este es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea.”  (Mateo 21,10-11)

 2. Jesús Maestro (Rabbí)

Aquí podemos ver un Maestro ejemplar que todos quieren seguir a donde quiera que vaya (Cf. Mt 8,19), y que está por encima de todos, pues no es el discípulo más que su maestro (Cf. Mt 10,24).  Mateo nos presenta además que este maestro enseñaba con verdadera Autoridad y no como los escribas (Cf. Mt 7,29).

3. Jesús Cristo (Mesías)

El objeto de Mateo ha sido enseñarnos a un Cristo, utilizando las Escrituras para demostrarlo. “Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios Vivo” (Cf. Mt 16,16). Es un evangelio para los judíos que conocían este lenguaje, y esperaban ansiosamente a su Mesías.

Inicia dándonos a conocer la genealogía de Jesús, la cual divide en tres etapas de 14 generaciones (Hasta el Rey David, hasta el Destierro en babilonia, y hasta Jesús). Nos da estos datos para reconocer su Mesianismo,  pues viene del linaje de David. Así, desde el principio del evangelio vemos a un Jesús Cristo (Cf. Mt 1,16). Nos dá explicaciones basadas en las escrituras, como ¿dónde debería nacer el Cristo? (Cf. Mt 2,4) para demostrar que es Jesús.  Además Jesús no solo es mostrado como el Mesías, sino como el edificador de la Iglesia, palabra que sólo aparece una vez en este evangelio y define la base de la misma; cuando Pedro responde “tú eres el Cristo” Jesús le dice:

Replicando Jesús le dijo: “Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.” (Mateo 16,17-19)

4. Conclusión

Mateo nos muestra a un Jesús Cristo utilizando las Escrituras para demostrarlo, por lo cual es dirigido especialmente a los Judíos convertidos. Resalta todas las características mesiánicas de Jesús, y con frecuencia menciona “está escrito por los profetas…”.  Además nos dice que Jesús ha fundado una Iglesia, sobre Pedro, y tiene la Autoridad para hacer todo esto. (Cf. Mt 21,27).

Jesús en el Evangelio Según San Lucas

1.  Jesús Profeta

Jesús se llama profeta a sí mismo cuando dice que no es posible que padezca fuera de Jerusalén (Cf. Lc 1,33), y es mostrado como “un profeta poderoso” después de su muerte (Cf. Lc 24,19).

2. Jesús Maestro (Rabbí)

Lucas recoge la misma admiración que los otros dos evangelistas, por un Jesús que enseña (Cf. Lc 4,31; 21,37), que instruye (Cf. Lc 6,40) y que ama y perdona (Cf. Lc 7,47).

3. Jesús Cristo (Mesías)

Lucas nos viene a mostrar a un Cristo para los paganos, un SALVADOR del mundo. Desde el inicio, nos relata la Anunciación a María y la Visitación de María a Isabel, para saber el origen de este salvador. Nos da a conocer a la Madre de Dios (Cf. Lc 1,43), y nos relata bellos poemas proclamados por María (Cf. Lc 1,46-55) y Zacarías padre de Juan Bautista (Cf. Lc 1,67-79); ambos cantos proclamando la Salvación de Dios prometida desde antiguo y dando cumplimiento en Jesús. Hace un relato de la Ultima Cena ordenado (Cf. Lc 22,14-20), ya que nos quiere mostrar la Salvación de Cristo a través de su Pasión, Muerte, y Resurrección.

4. Conclusión

Lucas ha presentado una investigación (Cf. Lc 1,3-4) para proclamar la salvación de Israel y de todos los pueblos, realizada en Jesucristo.

El Jesús que podemos admirar y contemplar en Lucas, es el Jesús Salvador del Mundo.


Referencias

[1] En 1776, el biblista alemán Johann Jakob Griesbach (1745-1812) presentó su libro Synopsis sobre los tres evangelios mencionados, en el cual esos evangelios aparecían en un formato impreso de columnas paralelas, lo que facilitaba su mirada de conjunto o simultánea. Así se ponían de manifiesto fácilmente sus semejanzas y sus diferencias. «Rivas, Luis H. (2010). Diccionario para el estudio de la Biblia. Buenos Aires: Editorial Amico. pp. 170-171. ISBN 978-987-25195-1-3»