“No tiemble tu corazón -dice hoy Jesús- crean en Dios y crean también en mí”. Santa Gema de Galgani vivió esta palabra. En ciertos momentos llevó los estigmas de la Pasión de Cristo y las heridas de la flagelación en su cuerpo. Mujer rechazada por sus devociones y fenómenos místicos, tuvo que soportar rechazos y desprecios. Sufrió ataques físicos del demonio y enfermedades como la tuberculosis en su espina dorsal. Sin embargo las pruebas no la desaniman, ni la separan de Dios, sino que la fortalecen. “Jesús -decía-, quiero llegar con mi voz hasta los últimos confines del universo para alcanzar a todos los pecadores y gritarles que entren todos dentro de tu Corazón”. Nuestras miradas, encuentros, pensamientos, palabras, sufrimientos y renuncias, hechas por amor a Dios, se convierten en pinceladas de un cuadro hermoso que podemos pintar y ofrecer para su gloria. Dios bendiga nuestro día.