Se les recuerda que el material de cada lección deberá ser estudiado por el confirmando, y los domingos después de la misa de 12:00 hrs. se tendrá una breve reunión para ahondar el tema. Hay que reflexionar y meditar sobre las citas bíblicas mencionadas que más llamen su atención.

SEGUNDA LECCIÓN.

Los Efectos del Bautismo: La Gracia

 

Oración. Señor Dios nuestro, santo es tu nombre; haz que nuestros corazones se adhieran a tus mandamientos y concédenos la sabiduría de la cruz, para que, libres del pecado, que nos encierra en nuestro egoísmo, nos abramos al don del Espíritu para llegar a ser templos vivos de tu amor. Por NSJ…

 

+ + + + +

 

Texto de meditación. Rom 6, 1-4

¿Qué sacamos de todo esto? ¿Hay que seguir pecando para que se manifieste más la gracia de Dios?

¡De ningún modo! Nosotros que hemos muerto al pecado, ¿cómo vamos a vivir todavía sujetos a él?

¿Han olvidado que a todos nosotros, al bautizarnos, uniéndonos a Cristo Jesús, nos bautizaron uniéndonos a su muerte? Luego aquél bautismo que nos unía a su muerte nos sepultó con él, para que, así como Cristo resucitó de entre los muertos, por el poder del Padre, también nosotros empezáramos una vida nueva.

 

+ + + + +

 

Puntos de Reflexión

¿Cómo aparece el bautismo en este texto?

Pablo dice que el bautismo que nos une a Cristo, nos hace participar de su muerte, su sepultura y su resurrección, ¿cómo entiendes esto?

Resucitar es llevar una nueva vida que ya no está marcada por la muerte.

Enseguida vas a leer los efectos del bautismo; es decir, lo que el bautismo produce en nosotros.

 

+ + + + +

 

LOS EFECTOS DEL BAUTISMO

El n. 1265 del Catecismo de la Iglesia Católica, presenta esta síntesis de los efectos del bautismo: “El bautismo no solamente purifica de todos los pecados, hace también del neófito una nueva creatura (2 Cor. 5,17), un hijo adoptivo de Dios (Gal. 4,5-7), que ha sido hecho partícipe de la naturaleza divina (2 Pe. 1,4), miembro de Cristo (1Cor. 6,15; 12-17), coherederos con El, (Rom. 8,17), y templos del Espíritu Santo. (Cor. 6,19). Aconsejo, a este propósito, una lectura atenta de Rom. 8,1-17.

 

+ + + + +

 

Hay que leer con mucha calma y leer en la biblia las citas indicadas, sobre todo aquellas que más te llamen la atención meditándolas, reflexionándolas:

  • Los dos efectos principales son la purificación de los pecados y el nuevo nacimiento en el Espíritu Santo (cf Hch 2,38; Jn 3,5)

 

PARA LA REMISIÓN DE LOS PECADOS…

  • Por el Bautismo, todos los pecados son perdonados, el pecado original y todos los pecados personales así como todas las penas del pecado (cf DS 1316).
  • En efecto, en los que han sido regenerados no permanece nada que les impida entrar en el Reino de Dios, ni el pecado de Adán, ni el pecado personal, ni las consecuencias del pecado, la más grave de las cuales es la separación de Dios.

 

 

UNA CRIATURA NUEVA

  • «El Bautismo no solamente purifica de todos los pecados, hace también del recién llegado “una nueva creación” (2 Co 5,17), un hijo adoptivo de Dios (cf Ga 4,5-7) que ha sido hecho “partícipe de la naturaleza divina(2 P 1,4), miembro de Cristo (cf 1 Co 6,15; 12,27), coheredero con él (Rm 8,17) y templo del Espíritu Santo (cf 1 Co 6,19).

 

NUEVO NACIMIENTO, NUEVA CREACIÓN…

  • Nueva Creación

«Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo» (2 Co 5,17)

  • Adopción Filial

El bautizado es ahora verdadero Hijo de Dios por la adopción filial:

«Para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la condición de hijos. Y, como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre! De modo que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero por voluntad de Dios» (Gál 4,5-7)

  • Partícipe de la naturaleza divina

«por medio de las cuales nos han sido concedidas las preciosas y sublimes promesas, para que por ellas os hicierais partícipes de la naturaleza divina, huyendo de la corrupción que hay en el mundo por la concupiscencia» (2 Pe 1,4)

  • Miembro de Cristo

« ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?» (1Co 6,15a)

«Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y sus miembros cada uno a su modo. Y así los puso Dios en la iglesia, primeramente los apóstoles; en segundo lugar los profetas; en tercer lugar los maestros» (1Co 12,27-28a)

  • Coherederos del Reino

«Y, si hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, si compartimos sus sufrimientos, para ser también con él glorificados» (Rom 8,17)

«Según esto, por la lectura de la carta, podéis entender mi conocimiento del misterio de Cristo; misterio que en generaciones pasadas no fue dado a conocer a los hombres, como ha sido ahora revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: que los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la misma promesa en Cristo Jesús por medio del Evangelio, del cual he llegado a ser ministro, conforme al don de la gracia de Dios a mí concedida por la fuerza de su poder» (Ef 3,4-7)

  • La Gracia de la Santísima Trinidad

La Santísima Trinidad da al bautizado la gracia que:

Le hace capaz de creer en Dios, de esperar en él y de amarlo mediante las virtudes teologales.

En el bautismo, Dios nos hace tres regalos: Son la Fe, la Esperanza y la Caridad. Las recibimos como semillas y es deber nuestro el hacerlas crecer para que lleguen a su máximo desarrollo dentro de nosotros.