• Curso Confirmaciones Adultos Lección IV

    Favor de estudiar la lección y el domingo después de misa de 12:00 hrs, se analizará el texto con ayuda de los tutores.

    ¡Bendiciones!

    + + + + +

    CUARTA LECCION

     

     Oración.

    Dios nuestro, que renuevas al mundo por medio de los sacramentos divinos, haz que tu Iglesia progrese por la celebración de estos sacramentos de vida eterna y no permitas que le falten nunca los auxilios necesarios para su vida terrena. Por NSJ…

    Esta oración corresponde al lunes IV de Cuaresma (16.03.15) y expresa en forma de plegaria el sentido profundo de la Cuaresma. La Cuaresma es un periodo de renovación, de purificación; es un periodo en que la Iglesia, los ya bautizados, aquellos que han recibido los Sacramentos de la iniciación cristiana están llamados a renovarlos.

    Dios purifica a su iglesia por medio de los signos sacramentales. Sabemos ya que los sacramentos son signos sensibles instituidos por nuestro Señor Jesucristo para conferirnos la gracia. Esto ya lo hemos visto en las lecciones anteriores. Dios no es el resultado de una inducción o manipulación psicológicas, tampoco el resultado de estados eufóricos inducidos; Dios nos alcanza con su poder salvador en la objetividad de los signos sacramentales. Los sacramentos, son los sacramentos de la fe, son los signos salvíficos del Nuevo Testamento. El gran signo sacramental, signo de la presencia de Dios en medio de nosotros, es la Iglesia; en ella, por su ministerio, recibimos los sacramentos que nos hacen participar de la gracia divina.

    Por eso la oración dice: “Dios nuestro, que renuevas al mundo por medio de los sacramentos divinos”. Esta es la forma en que Dios nos alcanza con su poder salvífico, en el bautismo, en la confirmación, en la Eucaristía y, así, los demás sacramentos. De aquí brota la súplica: “Haz que tu iglesia progrese por la celebración de estos sacramentos de vida eterna”. La única forma de progresar en el conocimiento y amor a Dios es con la participación activa en la vida litúrgica de la Iglesia.

    También le pedimos en esta oración que no nos falten los auxilios necesarios para nuestra vida terrena.

    + + + + +

    Lectura.

    Por lo tanto, entérese bien todo Israel de que Dios ha constituido Señor y Mesías al mismo Jesús a quien ustedes crucificaron.

    Estas palabras les traspasaron el corazón, y preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: ¿qué tenemos que hacer, hermanos?

    Pedro les contesto:

    Arrepiéntanse, bautícense cada uno confesando que Jesús es el Mesías para que se les perdonen los pecados y reciban el don del Espíritu Santo.

    Hechos 2, 36-38.

     

    EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN

     

    1285 Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los “sacramentos de la iniciación cristiana”, cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal (cf OCf, Praenotanda 1). En efecto, a los bautizados “el sacramento de la confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras” (LG 11; cf OCf, Praenotanda 2): NOTA. Ver RITUAL

    II Los signos y el rito de la Confirmación

    1293 En el rito de este sacramento conviene considerar el signo de la unción y lo que la unción designa e imprime: el sello espiritual.

    La unción, en el simbolismo bíblico y antiguo, posee numerosas significaciones: el aceite es signo de abundancia (cf Dt 11,14, etc.) y de alegría (cf Sal 23,5; 104,15); purifica (unción antes y después del baño) y da agilidad (la unción de los atletas y de los luchadores); es signo de curación, pues suaviza las contusiones y las heridas (cf Is 1,6; Lc 10,34) y el ungido irradia belleza, santidad y fuerza.

    1294 Todas estas significaciones de la unción con aceite se encuentran en la vida sacramental. La unción antes del Bautismo con el óleo de los catecúmenos significa purificación y fortaleza; la unción de los enfermos expresa curación y el consuelo. La unción del santo crisma después del Bautismo, en la Confirmación y en la Ordenación, es el signo de una consagración. Por la Confirmación, los cristianos, es decir, los que son ungidos, participan más plenamente en la misión de Jesucristo y en la plenitud del Espíritu Santo que éste posee, a fin de que toda su vida desprenda “el buen olor de Cristo” (cf 2 Co 2,15).

    1295 Por medio de esta unción, el confirmando recibe “la marca”, el sello del Espíritu Santo. El sello es el símbolo de la persona (cf Gn 38,18; Ct 8,9), signo de su autoridad (cf Gn 41,42), de su propiedad sobre un objeto (cf. Dt 32,34) -por eso se marcaba a los soldados con el sello de su jefe y a los esclavos con el de su señor-; autentifica un acto jurídico (cf 1 R 21,8) o un documento (cf Jr 32,10) y lo hace, si es preciso, secreto (cf Is 29,11).

    1296 Cristo mismo se declara marcado con el sello de su Padre (cf Jn 6,27). El cristiano también está marcado con un sello: “Y es Dios el que nos conforta juntamente con vosotros en Cristo y el que nos ungió, y el que nos marcó con su sello y nos dio en arras el Espíritu en nuestros corazones” (2 Co 1,22; cf Ef 1,13; 4,30). Este sello del Espíritu Santo, marca la pertenencia total a Cristo, la puesta a su servicio para siempre, pero indica también la promesa de la protección divina en la gran prueba escatológica (cf Ap 7,2-3; 9,4; Ez 9,4-6).

    La celebración de la Confirmación

    1297 Un momento importante que precede a la celebración de la Confirmación, pero que, en cierta manera forma parte de ella, es la consagración del santo crisma. Es el obispo quien, el Jueves Santo, en el transcurso de la Misa crismal, consagra el santo crisma para toda su Diócesis. En las Iglesias de Oriente, esta consagración está reservada al Patriarca:

    La liturgia de Antioquía expresa así la epíclesis de la consagración del santo crisma (myron): ” (Padre…envía tu Espíritu Santo) sobre nosotros y sobre este aceite que está delante de nosotros y conságralo, de modo que sea para todos los que sean ungidos y marcados con él, myron santo, myron sacerdotal, myron real, unción de alegría, vestidura de la luz, manto de salvación, don espiritual, santificación de las almas y de los cuerpos, dicha imperecedera, sello indeleble, escudo de la fe y casco terrible contra todas las obras del Adversario”.

    1298 Cuando la Confirmación se celebra separadamente del Bautismo, como es el caso en el rito romano, la liturgia del sacramento comienza con la renovación de las promesas del Bautismo y la profesión de fe de los confirmandos. Así aparece claramente que la Confirmación constituye una prolongación del Bautismo (cf SC 71). Cuando es bautizado un adulto, recibe inmediatamente la Confirmación y participa en la Eucaristía (cf CIC can.866).

    1299 En el rito romano, el obispo extiende las manos sobre todos los confirmandos, gesto que, desde el tiempo de los apóstoles, es el signo del don del Espíritu. Y el obispo invoca así la efusión del Espíritu:

    Dios Todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que regeneraste, por el agua y el Espíritu Santo, a estos siervos tuyos y los libraste del pecado: escucha nuestra oración y envía sobre ellos el Espíritu Santo Paráclito; llénalos de espíritu de sabiduría y de inteligencia, de espíritu de consejo y de fortaleza, de espíritu de ciencia y de piedad; y cólmalos del espíritu de tu santo temor. Por Jesucristo nuestro Señor.

    1300 Sigue el rito esencial del sacramento. En el rito latino, “el sacramento de la confirmación es conferido por la unción del santo crisma en la frente, hecha imponiendo la mano, y con estas palabras: “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo” (Paulus VI, Const. Ap. Divinae consortium naturae). En las Iglesias orientales, la unción del myron se hace después de una oración de epíclesis, sobre las partes más significativas del cuerpo: la frente, los ojos, la nariz, los oídos, los labios, el pecho, la espalda, las manos y los pies, y cada unción va acompañada de la fórmula: “Sfragi~ dwrea~ Pneumto~ æAgiou” (“Rituale per le Chiese orientali di rito bizantino in lingua greca, I -LEV 1954), p. 36”. (“Signaculum doni Spiritus Sancti” – “Sello del don que es el Espíritu Santo”).

    1301 El beso de paz con el que concluye el rito del sacramento significa y manifiesta la comunión eclesial con el obispo y con todos los fieles (cf S. Hipólito, Trad. ap. 21).

    III Los efectos de la Confirmación

    1302 De la celebración se deduce que el efecto del sacramento es la efusión especial del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los Apóstoles el día de Pentecostés.

    1303 Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal:

    • nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir “Abbá, Padre” (Rm 8,15);
    • nos une más firmemente a Cristo;
    • aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo;
    • hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia (cf LG 11);
    • nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz (cf DS 1319; LG 11,12):

    Recuerda, pues, que has recibido el signo espiritual, el Espíritu de sabiduría e inteligencia, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de piedad, el Espíritu de temor santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Señor te ha confirmado y ha puesto en tu corazón la prenda del Espíritu (S. Ambrosio, Myst. 7,42).

    1304 La Confirmación, como el Bautismo del que es la plenitud, sólo se da una vez. La Confirmación, en efecto, imprime en el alma una marca espiritual indeleble, el “carácter” (cf DS 1609), que es el signo de que Jesucristo ha marcado al cristiano con el sello de su Espíritu revistiéndolo de la fuerza de lo alto para que sea su testigo (cf Lc 24,48-49).

Los comentarios están cerrados.