Y VENDRAS A JUGAR

CONMIGO UN DIA.

 

Al que venciere le daré del maná escondido

Y le daré una piedrecita blanca,

Y en ella escrito un nombre nuevo,

Que nadie conoce sino el que lo recibe.

Ap. 2,17

 

Y vendrás a jugar conmigo un día

¡a jugar a los vivos y a los muertos!

Y seremos los dos niños y amigos.

Y vendrás a jugar conmigo un día.

 

Y hasta me dejarás ganar, sabiendo

Que yo te dejaré ganar, sabiendo

Que los dos ganaremos.

 

Ya lo sé,

Que vendrás a jugar conmigo un día.

Y tendré mi piedrecita blanca,

Y el nombre nuevo

que yo conozco

y tú también.