• Lecciones de las Elecciones

    Lecciones de las Elecciones.

     

    Cada país se expresa como puede y con lo que tiene más a la mano; lo que sí es general sentimiento y consenso, es el descrédito de la política. En los más diferentes escenarios, panorama universal, se aprecia el fenómeno de desafecto y la desconfianza respecto al discurso político. Y los oficiales de la política han de saber leer acuciosamente los signos del tiempo. De lo contrario, no se camina sobre camino sólido. “Desencanto y nuevas fuerzas políticas castigan al bipartidismo”, escribe G. Mijares en El Diario. “Alcanza Chihuahua abstencionismo histórico”, dice otro encabezado. (ibid S. Ochoa). Nuestro estado está entre los que exhiben mayor abstencionismo. Un triunfo en estas circunstancias no es sólido.

    Entre otras causas de la abstención, se menciona que “los políticos, entendidos como el debilitamiento de los partidos políticos en su papel de intermediarios entre el estado y la sociedad civil; la erosión en la legitimidad de las fuerzas políticas en general debido al incumplimiento de las promesas de campaña, la corrupción, la falta de eficiencia en la acción gubernativa, el descontento con el método de elección, y la cultura política” (ibid). Creo que esta es la primera lección. Se requieren valentía y lucidez para la autocrítica, que es del todo necesaria. Con la elección terminada, el problema de fondo, que el pueblo vive y padece, inseguridad, pobreza, desequilibrios, no está resuelto. Ante las elecciones no podemos observar la actitud del muchacho que pasa de panzazo y exclama satisfecho: ¡de esta ya me salvé! Escuché el discurso de Margarita Zavala en el que hace una crítica dura a su partido: división, corrupción, ineficiencia, ambición, fueron palabras, entre otras, que usó. Sus motivos tendrá. Habló, en tales circunstancias, de la necesidad de una restructuración a fondo. La necesidad, diría yo, de enganchar de nuevo con el “carisma del fundador”, como se dice en las órdenes religiosas.

    Cierto, en la guerra y en el amor se vale todo, según dicen. Pero el incendio de los llamados profesores oaxaqueños, va tomar una fuerza de proporciones imprevisibles al sentirse engañados, chamaqueados, con la falsa promesa formal de la supresión evaluatoria. Después de las FARC, el conflicto, llamémosle ‘magisterial’ oaxaqueño, es el conflicto más añejo del continente. Esto y otros factores colocan a México entre los países peor evaluados en materia educativa. Las elecciones, pues, por sí mismas no presagian un futuro más halagüeño. Y, así, todo sigue abonando al abstencionismo. Tal vez, esta sea otra lección.

    Otra, tal vez sea, el castigo a los partidos que se reparten el pastel. Las estadísticas son frías al respecto. M. Zavala invita a su partido, a los que lo dirigen, que vean lo que tenían en los 80s y lo que tienen ahora. En esta elección tenemos, el PAN, 20%; el PRI 28%, PRD 10% en votos. Ante el cansancio, cada pueblo reacciona conforme a su genio. ‘Podemos’, en España, se instala en esta lógica. “Miles de personas, decenas de miles que quieren cambiar”, de aquí parte ‘Podemos’. Hay diferentes opiniones sobre cómo se debería cambiar la economía pero donde hay consenso, y por eso es aquí donde ‘Podemos’ centra su mensaje, es en el deseo de cambiar la forma de hacer política en España. Entre nosotros ha sido el abstencionismo. Pero lo decisivo para los partidos instalados, es ver hacia dónde sopla el viento.

    Se acusa a ‘Podemos’ de querer engañar al pueblo, de tener una agenda oculta. ‘Podemos’ y otras formas de reacción, son el resultado del cansancio. El Diario de este viernes, en la sección local, presenta una foto que exhibe la precariedad, la pobreza, la miseria en la que vive mucha gente; esto ante el dispendio, el despilfarro de los dineros públicos. Cuando oigo acerca de las soluciones y proyectos económicos, de la lucha contra la pobreza, el seguro universal y todas esas cosas, me viene a la mente el viejo chiste: “¿Cómo hacer que Dios se ría? Cuéntale tus planes”. Si nuestros políticos le platicaran a Dios sus planes – incluido Videgaray – el buen Dios se desternillaría de risa.

    Otra lección puede ser eso de las candidaturas independientes. No solo abstencionismo, el genio mexicano ha dado para crear la figura del candidato sin partido. Es obvio que se trata de una reacción contra la partidocracia, la dictadura de los partidos que sería soportable si no resultara tan cara. El caso más sonado es él del ‘Bronco” en N. León.

    ¿Qué tan independiente es, en realidad, el tal ‘Bronco”? De que es un personaje conspicuo, lo es. Pero, ¿qué tan independiente? El caso es muy llamativo. En una buena entrevista que le hizo El País, el Bronco pinta y se pinta bien:

    P. ¿Se puede gobernar Nuevo León sin el respaldo de los industriales?

    R. Tenemos el respaldo de una sociedad. Veo a los empresarios contentos conmigo. Al principio había dudas, andaban inquietos, pero cuando hice la alianza con don Fernando Elizondo se les quitaron. (las dudas). No quiero trastocar la vida de nadie ni afectar las instituciones del Gobierno. Lo que quiero es reformar el sistema, hacerlo más práctico, más sencillo y humano.

    P. Usted se forjó a la sombra de Alfonso Martínez Domínguez, un ícono del PRI. ¿En su ADN queda rastro priísta?

    R. No sé. (Sí, tú, cómo no, decía mi abuela. Inserción mía). Quizá los buenos rastros de aquellos años donde el servicio público era privilegiado. Donde se daba la satisfacción de servirle a la gente. Y se fue perdiendo. Fuimos haciendo clones de la política, mandamos a gente a prepararse fuera del país. Regresaron con ideas reformistas que no daban resultados. Tenemos que regresar al servicio público honesto.

    P. Pero tiene compromisos con la gente. Llega en un contexto de mucha molestia con el gobierno local de Rodrigo Medina, del PRI.

    R. Hay un encabronamiento colectivo por los temas de corrupción. A nadie le gusta que los funcionarios se hagan ricos con tus impuestos. Sí hay un enojo desde la parte alta hasta la parte baja de la sociedad. No estaba pasando eso en México, pero este es un despertar. Es la primavera mexicana que, bendito Dios, yo inicié.

    Otro punto del pensamiento del ‘Bronco’ es lo relativo a los telecandidatos:

    P. Durante su festejo se escucharon gritos contra la televisión local. ¿Ha acabado usted con los telecandidatos?

    R. No voy a utilizar la televisión para promover la soberbia y egolatría del gobernante en turno. Medios de comunicación como Grupo Multimedios y Televisa se sintieron agredidos. Ellos usan mucho a los telecandidatos. La candidata del PRI tuvo una cobertura del 90% en ambas televisiones. A mí no me dieron ni el 1%. Demostré que no es necesario. Se jodió la televisión en el tema del negocio político.

     

    Lo más señalado de este agreste y campesino político, ha sido su declaración patrimonial: “Jaime Rodríguez Calderón (Galeana, Nuevo León, 1957), conocido como El Bronco, ha hecho público su patrimonio este lunes: 60 yeguas, 200 borregos, 200 gallinas y 80 hectáreas donde cultiva alfalfa. (No sé porque no fue explícito en cuanto al número de borregas y gallos). (También produce flores de ornato). El gobernador electo de Nuevo León, que aplastó al PRI y al PAN en las elecciones del domingo para convertirse en el primer gobernante independiente, ha querido dejar claras las cosas en un país donde muchos políticos suelen dejar el poder con mucho más que cuando llegaron”. Cierto, el ‘Bronco’ tiene un largo trecho por andar y las expectativas generadas pueden revertir en su contra, esto por una parte, por otra, sabemos que al ejecutivo, aun con mayoría, batalla para obtener acuerdos, ¿cómo será sin partidos? Después de todo, creo que el tenor del discurso del ‘Bronco’ ha calado en el pueblo cansado de los discursos de los niños de Harvard y Yale y demás escuelitas. Entre más saben más peligroso son, decía mi tío Cosme Antillón, presidente que fue de mi pueblo natal en tiempos de Teófilo Borunda.

    El caso del Kuma, como lo nombran los ‘chavos’, es igualmente ilustrativo, con matices especiales. Este joven si es independiente; Pedro Kumamoto ha ganado un puesto en el Congreso del Estado de Jalisco. Con una financiación mínima, Kumamoto ha conseguido ser el primer legislador sin partido de la región. Además, ha logrado establecer las nuevas bases para hacer una campaña exitosa con pocos recursos. El candidato pidió a quienes contribuyeron económicamente a su campaña aportaciones máximas de 7.000 pesos. La sencillez se convirtió en su bandera.

    El joven de ¡25 años! reunió 250.000 pesos –entre recursos públicos y privados– para financiar la campaña de 40 días, cuando el resto de los candidatos de su distrito hicieron gastos de hasta 1.300.000 pesos. “La gente está cansada del sistema de partidos. Fue muy notorio cómo fue creciendo el apoyo voluntario de la gente y no solo con dinero sino también con comida y pegatinas, que son bastante caras”, comenta el candidato tras conocer los primeros resultados.

    Un joven que aún vive con su familia, recién egresado, tiene un pensamiento claro: “Los problemas de educación, de corrupción, de pobreza en nuestro país no pueden ser resueltos por un diputado independiente pero sí pueden ser resueltos si nos involucramos en la toma de decisiones, si exigimos, si fiscalizamos, si participamos, si nos involucramos en la vida pública, si somos miles entonces las cosas sí van a cambiar”, así habla el candidato para calmar la euforia alrededor de su triunfo.

    El País lo entrevista:

    —¿Por qué crees que tu candidatura ha sido tan popular en el resto del país y fuera de México?

    —“Es una historia de David contra Goliat y esas historias siempre son interesantes porque nos hacen ver que esos Goliat no eran tan gigantes como pensábamos. Cuando las personas trabajamos de manera conjunta, articulada y nos vemos a los ojos y decidimos que somos más grandes en nuestras coincidencias que en nuestras diferencias podemos hacer grandes cosas.”

    Creo que tales vías alternas son el único camino de salida para un pueblo cansado, si los partidos instalados, burocráticos, interesados, costosos e ineficientes, no leen los signos del tiempo. ‘Podemos’, en España, el abstencionismo desaconsejable o los candidatos independientes, con toda su volatilidad, será la respuesta entre nosotros.

    Por último, pero tal vez lo más importante es la instalación de las casillas y la asistencia de los votantes en los feudos de la cente. Según lo que sabemos, la cente no logró descarrilar las elecciones en sus feudos; la gente salió a votar, no se dejó intimidar. Se trata de un signo muy positivo. Esto es, a su vez, un mensaje para el presidente mexicano: apóyese en su pueblo, defienda su pueblo, crea en él, luche por él. No lo entregue en manos de la usura interna o externa. No lo deje a merced de los hambreadores. Sobre el pueblo cae el peso del dispendio y la corrupción en forma de carestía, desempleo, pobreza, desequilibrios. Escúchelo. Vox populi, vox Dei. (Las notas son tomadas de El País de esta semana).

Los comentarios están cerrados.