[ A+ ] /[ A- ]

La ofrenda del justo enriquece el altar,

y su aroma llega al Altísimo.

El sacrificio del justo es aceptado,

su ofrenda memorial no se olvidará.

Honra al Señor con tu generosidad

y no seas tacaño en tus ofrendas;

cuando das tu ofrenda, pon buena cara,

y paga de buena gana los diezmos.

Da al Altísimo como Él te ha dado:

generosamente, según tus posibilidades,

porque el Señor sabe pagar,

y te dará siete veces más.