El consumo de mariguana se quiere introducir en los mercados como si fuera una bebida refrescante más. En aquellas regiones o países donde su consumo es permitido, ¿por qué no se ven campañas preventivas que informen sobre los males que producen las adicciones? ¿Por qué no se informa a la población sobre los perniciosos efectos que tiene sobre la concentración, la depresión, la paranoia, la memoria y la inteligencia? Fumar mariguana también aumenta el riesgo de los accidentes de tránsito. ¿Dónde están las campañas que hablen de estas y otras consecuencias? Si se invierte tanto en campañas anti tabaco, nada se invierte en campañas anti mariguana. El motivo aparece cada vez más claro. En el telón de fondo está el nuevo orden mundial para crear una sociedad de humanoides incapaces de pensar.